jueves, junio 26, 2014

DÉCIMA TEMPORADA: FORT APACHE NO SE RINDE

El 1 de junio de 2004 este blog comenzó su andadura con esta entrada. Hace de eso diez años. Fue el mismo día en que murió mi abuela Anita, y fue por eso que lo abrí. Algo debe nacer cuando alguien muere.

Aquel 2004 pasaron varias cosas importantes: además de la muerte de mi abuela, nació mi sobrino Samuel. Ese año, en pleno furor de los blogs, nació Tras las turquesas cortinas. Nunca ha sido un blog que se actualice a diario, ni siquiera en sus mejores momentos. Nunca he querido que sea para mí una obligación. No lo es, y eso me gusta. Pronto dejé de ser quien soy para ser adoptar el sobrenombre de El Pobresor Gafapasta. Así, bajo este seudónimo, intentaba desmarcar mi perfil profesional de quien yo creo que soy verdaderamente: un individuo a quien le gustan la ironía y el sarcasmo, un anarquista individualista, un erotómano irreductible, un pornógrafo, un antisocial que sólo se coloca la máscara de tipo sociable cuando su carácter ermitaño se lo permite, después de convenientes ráfagas de oscuridad. Esta es una bitácora personal que sólo existe porque me gusta a mí. No pretendo ser periodista, ni mantener actualizado a nadie sobre nada, no suministro novedades ni ando a la moda. Reseño tebeos viejos y películas viejas que me gustan. Últimamente, cuelgo el programa de cine Cin3mático en que participo de manera activa. Nuevos tiempos, nuevos giros. Perdonen si a veces incumplo esta ley y hablo de algo que esté “de moda”. Odio la moda y sus acólitos. Nunca me he presentado a ningún concurso de blogs ni lo haré. No merece este blog ningún premio. Nunca he querido insertar publicidad de Google. No pretendo hacerme rico a costa de Google. No quiero ser rico.

Vaya por delante que estas líneas no son ni un cumpleaños (no me feliciten, no celebro nunca los cumpleaños de este blog) ni una despedida. No me despido porque no me iré, y no me iré porque no estoy aquí. Ando ocupado en otras cosas y este blog es la última cosa en la que puedo pensar, pero es una de las más bonitas. Por eso es así, veleidoso y un poco disperso como el Pobresor Gafapasta. Este blog es como yo, y por eso lo adoro.

Pero sé que hay algunos que me siguen. Se llaman a sí mismos seguidores y estoy muy agradecidos con ellos. También sé que éste es, básicamente, un “blog de fondo”. Una página a la que de vez en cuando llega alguien buscando algo y encuentra en él lo que buscaba: una reseña, un dato, una imagen… Este blog está muy lejos de los reflectores.

Mentiría si dijera que me gustaría actualizar más a menudo, porque no es cierto ni es posible. Desde que inició su andadura hasta hoy, no he parado de escribir para distintas publicaciones. Cuando lo inicié, apenas publicaba unos cuatro o cinco articulitos al año en publicaciones locales y hoy tengo que atender a otros objetivos. También “he salido del armario” como escritor de ficción. Ya no soy sólo un profesor. Cuanto más escribo, menos actualizo este blog. Me dirán que por qué no cuelgo en este blog lo que escribo para otros destinos, pero no es posible. La escasez de comentarios y repercusiones de esteartículo en que invertí tanto tiempo me hizo ver que Internet no es un gran libro, sino un gran museo de recortes. Los textos largos y cuidados no tienen mucha cabida en la Red, y yo lo entiendo porque tampoco leo tochos en ninguna web. Por eso, más vale eludir los artículos que tienen un destino en papel y que en la Red son ciertamente ofensivos por su logorrea.


Le debo mucho a este blog, por eso lo quiero tanto. Me ha permitido conocer amigos y seguir otras páginas que me interesan. Es verdad que hoy muchos blogs han cerrado o han sido abandonados en favor de Faciesliber o Pipier. Yo también estoy en estas redes sociales (enredos sociales habría que llamarlas), pero sinceramente, todavía no ha sido superado el blog en cuanto a su capacidad de acceder a textos dispersos más que interesantes y enriquecer el propio bagaje cultural leyendo sólo sobre aquello que uno quiere leer, y no sobre lo que la industria editorial en internet decide explotar o difundir. Por todo esto, gracias a todos por estar ahí, gracias a los que vendrán, porque esta atalaya no se hunde. Fort Apache no se rinde. 

jueves, junio 12, 2014

BIBI Y LIV


CIN3MÁTICO XXIII: PAUL THOMAS ANDERSON (PARTE 1 DE 3)

video
Paul Thomas Anderson es uno de los más brillantes directores de su generación, con una tendencia a dirigir "novelones", grandes frescos donde retrata con acidez la vida cotidiana y sociedad de su país, Estados Unidos. Ahora comentaremos, en tres partes, Boogie Nights (1997), Magnolia (1999) y The Master (2012). Comenzamos con la cápsula biográfica y abordamos después Boogie Nights.

CIN3MÁTICO XXIII: PAUL THOMAS ANDERSON (PARTE 2 DE 3)

video
Comentamos "Magnolia", obra maestra del short cuts. Prosit!

CIN3MÁTICO XXIII: PAUL THOMAS ANDERSON (PARTE 3 DE 3)

video
Ahora comentamos "The Master" (2012), con el llorado Philip Seymour Hoffman.