jueves, agosto 30, 2012

CORDIALMENTE INVITADOS: II ENCUENTRO DE ESCRITORES POR JUÁREZ


Hoy comenzó el II Encuentro de Escritores por Ciudad Juárez. Con recital simultáneo en 132 ciudades y 25 países. Mañana presento el libro Sueños de escarabajo, del gran cuentista mexicano Guillermo Samperio. Aquí tienen el programa de todas las actividades. Cordialmente invitados. 

miércoles, agosto 22, 2012

domingo, agosto 19, 2012

HOJAS SECAS XXVI

Ah... Esta mirada a lo Jane Russell dejándose-asustar-por-el-que-la-observa me encanta. Gran portada. Como debe ser en esta sección de hojas secas.

jueves, agosto 16, 2012

CORDIALMENTE INVITADOS: MANUFRACTURA DE SUEÑOS

Mañana, la presentación de Manufractura de sueños. Más datos, en el volante. Manufractura de sueños: ¡Pídalo a su voceador!

MANUFRACTURA DE SUEÑOS

Mañana la presentación de mi último libro (en este caso como editor, con JJAboytia): Manufractura de sueños. Una antología de creación literaria sobre la industria maquiladora en Ciudad Juárez. Prólogo del conocido novelista mexicano Élmer Mendoza. 33 autores juarenses, o muy vínculados con Juárez, nos dan su visión del sueño o pesadilla industrial en la urbe. Más datos, en el siguiente post. 

viernes, agosto 03, 2012

MARILYN, COMO CADA AGOSTO

No sé si alguien habrá advertido que, durante los veranos, los periódicos, las revistas son proclives a publicar noticias y artículos sobre Marilyn Monroe.  Con mayor razón ahora, pues se evoca el cincuentenario de su fallecimiento el 5 de agosto de 1962. Quizá será la falta de noticias relevantes, aunque este verano se mantiene tórrido por el afluente de noticias sobre la debacle económica que pende sobre nuestras cabezas. Cada agosto vuelve la desdichada Marilyn desde mil páginas de internet. Por ejemplo, desde aquí. Pobrecilla. ¿Por qué no la dejarán en  paz de una vez?


A pesar de lo que muchos puedan creer, nunca he sido especialmente fan de Norma Jean. Me agrada en muchas de sus películas, como Niágara, Some Like Hot, The Seven Year Itch y, sobre todo, The Misfits. En esta película, que fue su última (y la de Gable y Clift) luce una belleza delicuescente que siempre me ha cautivado. Billy Wilder afirmaba de ella que, en persona, no era una mujer de bandera ni una mujer que te obligara a darte la vuelta a su paso. Más bien pasaba desapercibida. Sin embargo, apostillaba el viejo director de cine, tenía algo que captaba la luz y la atención de la cámara. Algo extraño que sólo tienen algunas personas y que algunos llaman fotogenia.

Me gusta en muchas de sus películas, pero nunca he tenido un altar para ella. Sí lo tengo para Maureen O´Hara, Barbara Stanwyck, Gene Tierney o Grace Kelly. Ésta última (tan homenajeada desde el fenómeno Mad Men) tenía un erotismo incandescente al que daba vuelo en determinadas miradas y movimientos de cabeza. Era capaz de empalmársela a un muerto (las malas lenguas dicen que, en la vida real, también era capaz). De un tiempo a esta parte soy devoto de Gene Tierney. No tengo ni he visto todas sus película, pero en ello estoy. Curiosamente, su película más famosa (Laura) nunca me ha gustado. 


El libro Fragmentos, de Marilyn Monroe, fue un regalo que acepté con alborozo, y lo leí con gusto. Una vez leído, me pregunté cuál era el sentido de publicar un libro así. La publicidad que en los diarios más importantes le hicieron los gacetilleros nos presentaban Fragmentos como el descubrimiento de una Marilyn intelectual, para que se fueran callando la boca aquellos malditos que la injurian continuamente diciendo que era tonta. Incluso publicaron algunos fragmentos de poemas. Una foto, que reproduzco aquí, la mostraba leyendo el Ulysses de James Joyce. El libro contiene una buena cantidad de buenas fotos, e imagino que algunas serán inéditas. Es verdad que tenía una biblioteca inteligentemente nutrida (quizá Marilyn era intelectual comparada con Anna Nicole Smith o Paris Hilton) y que tenía por costumbre anotar sus pensamientos y vivencias en gran cantidad de cuadernos. Es verdad que de tonta no tenía un pelo, aunque se adentró peligrosamente en una edad en que la ingenuidad debería ser considerada delito. La impresión final es si algo de todo esto realmente importa a quien no sea un devoto de Marilyn y de su mito. Nada de cuanto dejó escrito es realmente relevante, y en el volumen se nos presenta cada página, cada línea, primorosamente transcrita, anotada y traducida, hasta el extremo de reproducir hasta el más mínimo de sus garabatos, tachaduras o enmiendas. No escribió demasiado. Quien espere encontrar algún cuaderno garabateado de arriba abajo con multitud de apuntes sobre su profesión, sus filmes o sus vivencias pinchará en hueso.  Sus muchas notas están desparramadas por cuartillas sueltas y cuadernos que nunca completaba. Por otra parte, es lo normal. Las personas que por lo general compran cuadernos para anotar sus pensamientos rara vez los terminan, y eso lo saben los fabricantes de Moleskines y otros similares, productos que se caen a pedazos cuando uno pretende escribir sobre ellos de la primera a la última hoja.