sábado, noviembre 28, 2009

LEER DESPACIO

Gracias a las Alertas de Google descubro el blog de un clasicista que me remite a este artículo formidable. Pero lo mejor de todo, es que ese artículo me remite a uno todavía mejor, que pueden leer clicando aquí. Es importante leer, dicen, pero ¿a quién y cómo? Leer despacio es importante, pero sólo a través de una disciplina de aprendizaje personal. ¿He dicho disciplina? ¡Argh! ¡Esa palabra está prohibida en los modernos discursos educativos! De ahí la necesidad del mundo contemporáneo de leer deprisa obras escritas deprisa, deprisa, para ser consumidas deprisa, deprisa, deprisa como las hamburguesas de colores que son. Como el niño que juega con su juguete y lo desventra para encontrar las razones de su magia, así el verdadero literato debe leer despacio para destripar, encontrar, aprender...

2 comentarios:

Pau dijo...

Ahora ya no me siento tan mal por leer tan lento. Me gustó el artículo de Compostela, sobre todo el extracto del poema de Milosz, que jamás lo he leído, sin embargo, me gustó.

Gracias por compartirlo. Ah! Y como último dato, he terminado de leer El Eternauta, justamente ayer con la nevada, así como me recomendó que lo hiciera.

Saludos profe y se abriga bien.

El Pobresor Gafapasta dijo...

¡Pues menuda suerte has tenido! ¡Mira que leer el Eternauta un día en que precisamente cae una nevada de las que paralizan la ciudad!

Sí, me abrigaré bien... Yo ya no estoy en edad de andar como tú, besando muñecos de nieve.

Un saludote