lunes, junio 11, 2012

ENTREVISTA CON JOHN IRVING

Creo que durante estas vacaciones leeré algo de John Irving, uno de los grandes de las letras contemporáneas de Estados Unidos. Tengo muchos huecos con respecto a la reciente literatura de ese país (por otra parte es normal, no tiene hoy día la más alta literatura que digamos). He frecuentado a Pynchon, McCarthy, Philip Roth, James Ellroy, y por supuesto a muchos más (el gran Bradbury acaba de morir, pero no lo considero un contemporáneo), pero de los que son considerados fundamentales no he frecuentado a Irving, tampoco a John Updike, ni a Don de Lillo... De todos ellos sobre todo me ha impresionado la lectura reciente de Meridiano de sangre, de Cormac. Es una novela cincelada en mármol, sobre todo para amantes del western, porque es una novela del Oeste. Es la Novela del Oeste, ese subgénero por lo general despreciado que sólo en el cine adquirió grandeza. Tenía que llegar McCarthy y ver lo que nadie veía, hacer lo que nadie hacía: mezclar a Zane Grey con la estética barroca. Un listo Cormac McCarthy. Irving es el fisioculturista de la novela gringa, sobre todo lo digo porque años ha practicaba ese deporte, y consideraba que su novela (sobre todo sus novelones como El hotel New Hampshire) le debían mucho a ese espíritu espartano de la pesa. Bueno, todo esto viene porque el New York Times publica una entrevista muy interesante con Irving que se puede leer aquí (en inglés). Habla sobre sus costumbres lectoras, sus gustos literarios, cómo y cuándo escribe. Me ha interesado su rechazo a Hemingway, un escritor que en lo personal me atrae como ser humano y me desinteresa como autor. Leí tiempo ha alguna de sus novelas y sus cuentos completos, donde algunos brillaban con singularidad, pero en general es un autor con quien no consigo conectar. Además, su elogio de la prosa sin ornamentos ha hecho, creo, un gran daño a las letras de su país. No consigo que un solo párrafo suyo me interese. Sus obras dan la impresión de ser jardines sobre los que nunca llueve.