viernes, abril 04, 2014

THE BIG STEAL (DON SIEGEL, 1949)

Mezcla de comedia y cine negro, fue la tercera película dirigida por Don Siegel, maestro de la serie B muy conocido por cintas como La invasión de los ladrones de cuerpos (versión original, 1956) o por iniciar la saga de Harry el Sucio, con Clint Eastwood. Todos consideran que de la larga y provechosa colaboración con Siegel fue que Eastwood aprendió el oficio de director de películas. 

La mayor curiosidad para los fans de Retorno al pasado (Jacques Tourneur, 1947) es ver de nuevo juntos a Robert Mitchum y a Jane Greer repetir como pareja artística. El principal problema que tuvo el rodaje fue que debió comenzar antes de que Mitchum saliese de la cárcel, donde cumplía condena por posesión y consumo de marihuana, así que aprovecharon para rodar largas escenas de persecución en coche por el estado mexicano de Veracruz, por lo que a veces parece que la película, de tan paseada, no va para ninguna parte. Jane Greer está bellísima, pero lejos de su papel de femme fatal en Retorno al pasado. En cambio, Mitchum, genio y figura, tiene unas notables escenas donde despliega su característica ironía ácida y se solaza con el cinismo de su personaje. Lo más divertido es, sin duda, ver a Mitchum y a Greer hablar en español cada dos por tres para entenderse con los lugareños mexicanos. Se puede decir que aquí la Greer despliega una graciosa vis cómica que no le conocíamos. En resumidas cuentas: Mitchum y Greer parecen una nueva versión del Gordo y el Flaco cuando se doblaban a sí mismos a la lengua del Lazarillo. Completa el reparto el méxico-americano Ramón Novarro, antigua estrella del cine mudo, quien compone con bastante convicción al habitual inspector de policía mexicano marrullero y metiche, con más trampas que una familia de montañeros y siempre dispuesto a sacar algo de provecho para su bolsillo. Si Don Siegel no hubiera estado detrás de las cámaras, hubiera sido un desastre absoluto. Sin embargo, es una película menor que se ve con gran gusto y provoca mucha gracia.