jueves, enero 26, 2006

TRAS EL ROSTRO, DE DAVID GOODIS

Tras el rostro fue la primera novela esencial de David Goodis (1917-1967), quien fue, junto con Jim Thompson, “el escritor maldito por excelencia de la novela negra” (Javier Coma, Diccionario de la novela negra norteamericana, p. 88, Anagrama, Barcelona, 1986). El éxito de esta obra le conduciría, como a tantos otros escritores, a un Hollywood poco amigo de estos novelistas ríspidos y un tanto sombríos que no duraban mucho en las nóminas de los estudios. Allí colaboró, principalmente, en la adaptación de esta novela que leí hará cosa de un mes, llevado por el hambre de completar huecos en mi cultura general (la cultura general es como un queso de gruyere, lleno de agujeros). Dark Passage, título de original de esta obra, fue protagonizada por el maravilloso dúo matrimonial y artístico que fueron Bogart y Lauren Bacall. El film lo dirigió Delmer Daves y no lo he visto, pero es fácil de encontrar en dvd. Después de abandonar Hollywood, Goodis pasa unos años en el Caribe, imagino que sumergido no sólo en sus playas, sino también en el alcohol. Dicen que el periodo comprendido entre 1948 y su pronto fallecimiento pertenece aún a la leyenda, y su rastro nebuloso, oscuro y etílico, sólo puede ser rastreado, con todas las reservas que ello merece, en las hijas de su imaginación, las novelas que fama le dieron y le han sobrevivido.

Tras el rostro, o Senda tenebrosa, es la historia de un individuo que acaba en la cárcel falsamente acusado de haber asesinado a su esposa. Tras huir de prisión, encuentra a una misteriosa mujer que le cuidará mientras él se somete a una operación de cirugía estética que le permita rehacer su vida. Con un rostro nuevo, emprenderá la tenebrosa senda de vengarse de quien le mandó a la cárcel con pruebas falsas. Novela negra de la vieja guardia de los fundadores, con mucho de fantasía y bastantes vaguedades y omisiones, es principalmente una obra de peripecia con buenos retratos psicológicos. La he leído en una edición que deja mucho que desear y de cuya traducción no puedo fiarme mucho (pero era la única que había a mano), editada en Barcelona por Luis de Caralt en 1955 y con esta portada terrible de cuya autoría no se dan créditos.

4 comentarios:

nmmnnkkoojojokpjouigi dijo...

Ricardo:

He estado descubriendo la obra de Boggart ultimamente ( especialmente las que hizo con John Huston, y claro "Casablanca"), y esta no la conocia. La novela negra estaba, me imagino, relegada al consumo popular, y se empeniaban, tal como lo que ponen en oferta en el supermercado, en hacerla de tal calidad que cuadrara con el publico a quien iba dirigida ( asi que ya te daras una idea). Sino, fijate cuanto te cuesta una pelicula de cine clasico por aca, o cualquier otro elevado a la exclusividad por la critica (especialmente las de criterion) y cuanto te cuesta algo mas vilipendiado. Esta idea del buen gusto siempre tan asociada con el "estamento"...

Oye, acaso es mi imaginacion, o al heroe americano, ya sea de novela negra o de tebeo, de alguna manera siempre le roban o vulneran la identidad, por lo que debe conseguir otra para vengarse? No se que tan generalizada este la tendencia, o si acaso existe: Estoy pensando en " Darkman" de Sam Raimi, o esta que esta a punto de salir, " V de Venganza" de los Wachowski. Tambien me recordaba de " El Fugitivo", de la cual solo vi la version con Harrison Ford.

Bueno, un gran saludo.

Agustín dijo...

Pues, Ricardo, hablando de cultura general... me puse a ver una película que tenía empolvándose por allí (aproveché unas horas de soledad que me regaló la family). Seguramente la viste ya: Rapsodia en agosto, de Akira Kurosawa. Aquí aparece Richard Gere en un papel que pudo hacer cualquier otro actor, pero para efectos de taquilla debe haber sido útil.
Otros datos son los que dan intensidad a esta película del maestro: escenas inolvidables donde interviene la naturaleza, ya sea en visiones estáticas o en su furia patente. Nunca vi antes una obra que tratara sobre la bomba atómica, en este caso la de Nagasaki. Pero el director no desperdicia un solo cuadro, un solo segundo de la trama: todo es intensidad, tanto visual como conceptual; el conflicto político enlazado con las relaciones afectivas (un norteamericano visita Nagasaki en el aniversario de la bomba, y él mismo es sobrino de un hombre que murió a causa de la explosión). El rodaje es de 1994, uno de los últimos trabajos de Kurosawa, una muestra condensada de sabiduría cinematográfica. El americano es casi un estorbo (pero por culpa de mi prejuicio contra este actor) pero se luce hablando con cierta soltura el japonés. La actuación de la abuela es fenomenal: una actriz anciana pero vigorosa, que ya parece lánguida, ya una matrona feroz.
Ojalá me puedas ilustrar más sobre las muchas virtudes que creí advertir en este filme. Hasta pronto, maestro.

Ricardo Vigueras dijo...

Don Melón:
Formidable la mancuerna Bogart/Huston. La novela negra era novela popular, pero en algunos casos se han convertido muchos de aquellos autores en grandes clásicos. Tengo que leer más a Goodis, a ver si.

No, no siempre al héroe americano le roban la identidad, pero hay muchos casos. Imagino que es una influencia del género de super héroes. Por cierto, el tebeo de V de Vendetta es uno de los mejores de los últimos 20 años.

Del Fugitivo tienes que ver la serie clásica, con David Jansen, aunque a ti te cuadra más (y a mí, por nostalgia de mis años mozos) El increíble Hulk.

Feliz fin de semana.

Ricardo Vigueras dijo...

Agus: Rapsodia en agosto es una buena película, quizá la más flojita de los años últimos de Kurosawa. Yo tampoco soy entusiasta de Gere, aunque el tipo se aventó y no salió del todo mal parado. No recuerdo bien la película, la vi hace más de diez años.

Cuando quieras te presto algo más de Kurosawa, ya que tú estás bendecido por Yamasaki Multirregión.

Un abrazo.