domingo, enero 01, 2006

1 DE ENERO: FUMANDRINES AL PAREDÓN


Llegó el día tan temido para los fumadores españoles: a partir de hoy 1 de enero, se acabó el humo de tabaco en muchos sitios, principalmente en todos los lugares de trabajo y edificios públicos. Ya hay contempladas multas muy elevadas, mayores que en el entorno europeo, para quien se las quiera dar de listo y encienda un pitillo donde no debe.
Dicen los cancerberos de la moral pública que es por nuestro bien, que los españoles fumamos más que la media europea, y que ahora lo que se lleva, lo políticamente correcto y lo pipirasnáis, es vivir una vida libre de “malos” humos. The New York Times, incluso, nos recuerda haber introducido este deleitoso vicio en Occidente. Se les olvida recordar que fueron ellos quienes ganaron millones con él, y como otro vicio glorioso que es la pornografía, construyeron una mitología consistente alrededor del humo del tabaco con la que también ganaron millones. Ahora, donde dije digo, digo Diego, aseguran nuestros amiguitos. Incluso en Hollywood se insiste en la idea de que sólo debe fumar el malo de las películas. Dicen los papas, o papacitos, de la nueva moral puritana de estos tiempos neovictorianos que hace más daño un actor con un cigarrillo en la pantalla que con una pistola apuntando a la cámara. Adónde vamos a llegar en retórica basura, pero es comprensible por venir de donde viene: Estados Unidos es de donde procede esta nueva moda represora, un país que ama las pistolas, la sangre y el cataclismo, pero tiene miedo del cuerpo de una mujer desnuda.
Los monaguillos de lo políticamente correcto dicen que es por nuestro bien, pero como siempre, es mentira. A los estados modernos nuestro bien les importa un bledo, pero sí les preocupa seguir gastando millones en las enfermedades de los fumadores, que aunque son honrados contribuyentes al fisco, ahora hay que perseguirlos para que fumen menos y chupen menos de la Seguridad Social. Ahora lo guay es enfermarse de enfermedades políticamente correctas, como la depresión de vivir en ciudades contaminadas (y no por el humo de cigarrillo) malviviendo con un sueldo miserable y explotados laboralmente. Esto es ahora lo chido y lo guay.
Por supuesto, se nos olvida recordar (puesto que el recuerdo y la memoria dependen del conocimiento de la Historia, y estos conocimientos hoy día no son políticamente correctos) que de vez en cuando el ser humano tiene la imperiosa necesidad de satanizar, aislar y perseguir a grandes grupos de la población que antes pasaban por ser normales: así ocurrió con los judíos, los homosexuales y los comunistas. Ahora le toca el turno a los fumadores, leprosos del nuevo siglo que podían cultivar públicamente su vicio y ahora deberán recluirse para disfrutarlo. Incluso ya afloran como setas en internet páginas de pago de pornografía fumadora, chicos y chicas que mientras fuman posan desnudos o fornican. Ahora fumar es lo sucio, y como todo lo sucio, es lo que da morbo, y lo que da morbo, en una sociedad puritana de lo políticamente correcto, es lo que da dinero, y hoy el dinero es el único Dios efectivo y creíble.
Queda en el otro lado de la balanza, es justo recordarlo, los riesgos que para la salud encubre, para quien no fuma, soportar la humareda contaminante de quienes cultivan con amor su vicio público. En este sentido la ley es radical: no se podrá fumar en lugares de trabajo. Es justo y es sano para quien no fuma. Queda por ver cada cuánto tiempo se escaparán los fumadores a la calle para echar un pitillo, lo cual inflluirá en el porcentaje total de horas trabajadas por semana, y por esta razón (hecha la ley, hecha la trampa) cuánto tardarán los empresarios tan mimados de nuestros gobiernos en negar el puesto de trabajo a quienes confiesen alegremente ser fumadores.
Por otra parte, no se podrá fumar en bares y restaurantes de más de cien metros cuadrados salvo en zonas aisladas dentro del local que muchos empresarios no querrán construir. En cuanto a los bares de menos de cien metros (alrededor del ochenta por ciento en España), queda a voluntad del dueño permitir fumar en ellos o no, lo que en principio quiere decir que nada va a cambiar. Los españoles que acuden a los bares con frecuencia son mayoritariamente fumadores (así como los extranjeros procedentes de países en los que no se permite fumar en ningún bar). La legislación es salomónica en este aspecto. Comprendo que no se pueda fumar en el trabajo, un lugar donde todo el mundo pasa a fuerzas ocho horas al día, pero que me prohíban fumar en un local donde voy por voluntad propia y estoy haciendo algo tan sano como beber media botella de whisky, me parece un acto de persecución injustificado, sobre todo cuando lo que hago es consumir tabaco, una droga que sigue siendo legal y continúa produciendo grandes y jugosos dividendos a los estados en forma de una subida del impuesto anual sobre productos del tabaco.
Mientras no llega la moda puritana de prohibir fumar en todos los bares para que éstos se llenen de niños, testigos de Jehová y de monjas, podremos seguir algunos disfrutando de la ensoñación del alcohol y del humo del cigarro, dos buenos amigos que llegan siempre para combatir la soledad de estos tiempos donde se nos olvida que el hombre se compone de vicios y de virtudes, y que ambos deben ser cultivados por voluntad propia, pero también respetados dentro de una sociedad menos hipócrita, empezando por la que ha iniciado toda esta persecución: una sociedad puritana y enormemente hipócrita que, de vez en cuando, necesita efectuar su caza de brujas o su ley seca. Lo que es lastimoso es que en esta ocasión, los países del entorno internacional les sigan la corriente integrista y sin matices. A ambos les identifica el mismo amor: el amor por sanear las finanzas públicas, aun a costa de perseguir nuestros vicios en nombre, cuando les conviene, de la Salud y del Bien Común.
Otro día disertaré sobre la penalización de la prostitución y de sus clientes. Otro tema bonito, hijo de la hipocresía y lo políticamente correcto. Ya estuvo bien de rollo para empezar el año. Me voy a mi bar favorito a tomarme unos whiskies y a echar humo como chacuaco mientras me dejen.

P.S: En la foto, Paul Muni en Scarface, de Howard Hawks, en compañía de un buen amigo disfrutando un buen tabaco.

8 comentarios:

Barnaluis dijo...

Próxima caza de brujas del gobierno:La prohibición del café,pués éste destruye el 70% de las vitaminas y proteinas encima de la comida.Menos los problemas principales del país,se admiten apuestas de próximas "cazas",por cierto,¿cuantos kilos de aire gasta al día una persona?,je,je,¡Felices Fact...emm ,Reyes!.

nmmnnkkoojojokpjouigi dijo...

Ricardo:

Pues ahí te va una opinión desde el interior mismo ( que no las entrañas, por que hay aquí mucho mejicano agachón, pediche y encima con muchos hábitos retrógradas y reaccionarios -sin olvidar que los que dictan la definición del progreso son los mismos que escriben la historia, con todas sus imprecisiones-) de donde emana todo el humo que nubla el entendimiento del resto del mundo, hasta el de los legisladores de allá del fregado rancho (recuérdalo y sépanlo nuestros demás amados lectores españoles que me refiero al suyo y no al mío, que me dan igual, en el mejor de los sentidos): Aquí en El Paso, Texas la ley municipal prohibe fumar a menos de 20 pies de todos los recintos públicos. Al principio nadie se atrevía a desafiar el decreto, mas sin embargo lo que no cura la mano del hombre cura mejor de lo imaginado el tiempo, y yo mismo últimamente me fumo un cigarrillo a la entrada misma de los bares, mientras pasan algunos que no tiene culpa de mis vicios entre sus emanaciones, sin mostrar el menor dejo de escandalización, y más de una vez, con el consentimiento de los dependientes de las cantinas que he visitado en la localidad (por que me junto más en Juaritos) he pasado pedas enteras echando las cenizas de los cigarros en las botellas que voy vaciando de cerveza (o sea, que me sobra dónde) durante largas horas, a la vista de la policía, distraída en conversaciones más privadas con los dependientes de los tales tugurios.

Mi interpretación es que, si no me equivoco, la ley la va forjando la costumbre del pueblo, tal como dicen y tal como suele suceder con la lengua, del algún modo. Me siento de alguna manera confirmado en mi suposición al no ver el mínimo entusiasmo y empeño que en un principio exhibían las autoridades respecto a hacer respetar sus decretos, por muy escritos con sangre que estén. Sería interesante ver en que progresa este circo del absurdo, ya que a ustedes los tengo como gente más considerada y respetuosa de sus leyes, pero, paradójicamente, los considero uno de los pueblos menos pendejos con los que he tenido la bendición de convivir.

Por lo pronto espero que no lo estés pasando demasiado mal, menos a causa de eso. No sé si ya les deseé el mejor año de su vida a ti y a doña maquila, y que los que sigan sean mejores cada vez, pero por si no, va de nuez. Me traes una cajeta de frajos y aquí yo me reporto.

Ricardo Vigueras dijo...

Barnaluis: la próxima caza de brujas será contra los gordos. Las hermosas mujeres de Fellini estarán prohibidas. Creo que la musa oficial de los nuevos tiempos políticamente correctos debería ser... ¡la estanquera de Amarcord!

Ricardo Vigueras dijo...

Bienhallado Don Melòn:
Traduzca usted al castellano eso de "frajos", ¿o has estado repasando Los pájaros, de Hitchcock, y quieres decir grajos?

Ya me dirá cómo se le hace para fumar en El Chuco sin que un policío grande y feo le enseñe a uno la porra y lo asuste.

Un saludote.

Barnaluis dijo...

¡Que bueno,lo de Amarcord,amigo Ricardo!.Pero mira que son odiosas las "leyendas urbanas",otra "caza" que se comenta en éstas,es nivelar(¿con manivela?),el sueldo de los políticos,(que lo tienen todo gratis),con el de un parad...emm..esto,trabajador raso, así verian la realidad de la realidad,dentro de la realidad.La próxima vez, que voten a otros...y estaremos en las mismas,pero claro el pueblo no manda,que se votó por mayoría y ganó la ley antitabaco?,no me lo creo,prueba de ello,es que en un pequeño pueblo catalán,les robaron votos a otro partido,cuando se descubrió el pastel...imaginénse en grandes ciudades...,nada, a por leyes fáciles.Amén. Saludazos.

nmmnnkkoojojokpjouigi dijo...

Los frajos son los cigarrillos, Ricardo. Iba a decir que todo aquello que se fuma, pero hay una diferencia, a pesar de que estan por ilegalizar este vicio, al parecer, tanto como otros.

Saludotes.

nacho dijo...

Por eso prefiero fumar al aire libre, donde mi humo compita con el oxígeno y donde la restricción está restringida... Saludos de año nuevo.

humphreybloggart.blogspot.com

Jody Dito dijo...

Como ya sabes, Ricardo, yo antes, en la Universidad era más de izquierdas que Lenín o Engels o cualquier pardillo de esos, porque era de los de Bakunin, Prohoud e incluso de Ängel Pestaña.
Pero ahora, lo siento, soy un reaccionario, soy un liberal demócrata y no digo que soy de los de Bush porque si no no me dejas poner comentarios aquí.

Dicho lo cual, digo que a este gobierno que tenemos, no lo entiendo, ¿se habrá quitado la chaqueta de pana el Zapatazos ese ya!!?. Y como no lo entiendo me voy a ir al "tercer mundo" que parece que es donde está, hoy por hoy , la civilización.

Qué vista has tenido tú, Ricardo!!!