domingo, enero 22, 2006

PANCHO VILLA COMICS

Mi amigo el historiador y novelista Pedro Siller me hizo llegar hará cosa de un año una publicación muy interesante. Se trataba de una revista titulada Relatos gráficos. Historia de Pancho Villa que, con fecha de 8 de febrero de 1957, publicaba dos historietas protagonizadas por Pancho Villa. A simple vista parecía el típico suplemento de historietas de los periódicos en formato tabloide, sólo que editado en blanco y negro y a muy baja calidad (el papel, que con los años ha adquirido un tono cobrizo, se quiebra por muchos de sus lados). La revista viene marcada a 0´10 de dólar en el extranjero, lo cual indica que aquella revista se exportaba. La portada añade que se trata del cuaderno número 41, y bajo este número se lee Edición Popular.

Como podéis ver por el recorte de portada que encabeza estas líneas, esta publicación abarcó toda la vida del revolucionario. A pesar de que he indagado y preguntado por aquí y por allí, no he encontrado más referencias sobre esta publicación. Tampoco existe mención de ella en el volumen III de Puros cuentos (la excelente e inconclusa historia del pepín o tebeo mexicano), ni de ella ni de ningún tebeo que tome a Villa como protagonista. Dentro de la revista, no se dan créditos de su(s) dibujante(s) ni guionista(s), por lo que su autoría es anónima, ya que tampoco el dibujante firma ninguna de las viñetas. Lo único que se puede decir a modo de conjetura es que su dibujante tiene la influencia de José G. Cruz, el gran monero mexicano autor de los cómics de Adelita y Juan sin Miedo y de Santo el enmascarado, un genio multifacético al que yo debería dedicar un blogo mucho más enjundioso, pues se trata de un autor admirable.

La publicación se compone de dos historietas breves en 5 páginas protagonizadas por Pancho Villa donde se nos narran sucesos posiblemente apócrifos, y en el interior, como suplemento central plegable para su encuadernación, por una especie de novelón en capítulos que constituye la biografía de Villa propiamente dicha, en 8 páginas de texto e historieta.

He decidido colgar aquí a partir de ahora y durante catorce días (a razón de una tira por día) las dos breves historietas protagonizadas por Pancho Villa. No se trata de una obra relevante, ni por su dibujo ni por sus guiones, pero la rareza de este material que no ha sido recopilado ni puede ser conseguido fácilmente, me anima a serializar aquí lo poco que tengo. Tengo la esperanza de que alguno de mis lectores mexicanos pueda decirme quiénes fueron sus autores o dónde podría ser conseguido más de este material gráfico, que me gustaría poder estudiar en el futuro para su edición en libro. La característica más relevante de estas historietas es que, aunque el personaje de Pancho Villa resulta claramente mitificado, no nos es presentado en una versión edulcorada, sino reflejado con toda su bronca, violenta y hasta cruel humanidad. Un personaje que hoy día, como nos gusta en esta bitácora, resulta políticamente incorrecto. La segunda historieta, donde manda quemar vivas a cuatro mujeres, pone de relieve el aspecto más fiero de la personalidad de Villa, y, al mismo tiempo, los contraluces más crueles del imaginario mexicano, que se nutre todavía del culto a la revolución como seña de identidad nacional.

He escaneado las historietas a partir de un material muy deficiente y enormemente quebradizo, por lo que pido disculpas por su mala calidad. Para apreciar mejor cada una de las tiras a mayor tamaño, habrá que hacer clic sobre la imagen. Como digo, independientemente de que yo publique o no un blogo, cada día actualizaré con una tira de Pancho Villa Daily Strip hasta llegar al final. Espero que esta miniserie pueda interesar a alguien más aparte de mí mismo. Aunque sea sólo por su valor histórico.

2 comentarios:

Jody Dito dijo...

Si, realmente tiene muy buena pinta y celebro tú decisión de darla a conocer.
Pero, una pregunta ¿Las historias son verídicas? ¿se puede tratar estas historietas como material histórico?

Ricardo Vigueras dijo...

No te podría decir si estas historietas son verídicas. Pancho Villa acumuló tantas leyendas sobre su persona que discernir la realidad de la fantasía es muy difícil. Mi anécdota favorita es cuando mandó fusilar un cadáver.

Un saludo.