domingo, septiembre 04, 2016

HASTA SIEMPRE, VÍCTOR

El pasado 17 de agosto, a las diez y media de la noche, mientras dormía, Víctor Mora abandonó este mundo. Por si alguien no lo sabe, Víctor fue, además de un grande entre los seres humanos, un extraordinario creador: escritor de historietas y novelista. Como escritor de tebeos/cómics (como prefiera usted llamarlos) no sólo fue el mejor de toda la historia de España, sino, también, uno de los grandes del cómic europeo. Sobre todo se prodigó en Francia, donde vivió durante años, harto de la presión que ejercía la dictadora franquista sobre la industria y, en general, sobre todos los españoles. Yo he distinguido siempre entre su obra "educativa" y su obra "lúdica". Ejem, ejem, me explico. Ésta última es la de series como Sunday, Felina, Las crónicas del Sin Nombre, Los ángeles de Acero y muchas otras, publicadas en Europa. 

Pero los que influyeron en los niños de mi generación, los que nos inculcaron valores, principios e ideales, fueron los tebeos de su obra "educativa": aquella obra que Mora escribió para la Editorial Bruguera. El Capitán Trueno, la más influyente y la más famosa; pero también El Jabato, El Sheriff King, El Cosaco Verde, y muchas otras, como Supernova, mi querida pecosa de oro. Y sobre todo, sobre todo, sobre todo, el canto de cisne del tebeo popular español y su obra maestra, sin discusión: El Corsario de Hierro. 

Mucho he escrito en este blog sobre Víctor Mora. Esta ficha Toutain la acompañé de un artículo que en su momento dirigí al mismo Mora sobre la importancia de su obra en mi ideología y forma de pensar. Y también escribí algunos artículos en Trueno, la revista de la Asociación de Amigos del Capitán Trueno, que a ver si subo algún día a este minarete. Por ello, no digo nada más. La foto es de julio de 2006, en la Semana Negra de Gijón. Asistí principalmente para conocer a Víctor Mora, que estaba todavía bastante convaleciente de esa enfermedad de la que nunca se recuperó del todo. Pocas veces se nos concede tener héroes en esta vida; menos aún se nos concede poder conocer a uno de esos héroes. En la foto, presidiendo, la maravillosa Armonía Rodríguez, su compañera fiel de toda la vida y adaptadora de cientos de novelas para aquella legendaria colección: Joyas Literarias Juveniles. 

Hasta siempre, Víctor. Has cerrado el volumen de tu viaje por esta tierra. Ahora comienza, afirman los optimistas, la verdadera aventura. ¿Por qué no creer en ello? Amanece. El cielo está más limpio que nunca. El viento hincha las velas. Levemos anclas hacia Eden End.

Otros artículos sobre Víctor Mora en esta bitácora:

---48 años de El Capitán Trueno y artículo Hijos del Capitán Trueno
---50 años de El Capitán Trueno
---Esto no es el fin: prólogo al libro de José Antonio Ortega Anguiano, El capitán Trueno. El héroe del tebeo español
---Artículo sobre El Sheriff King