domingo, abril 01, 2007

EL HOMBRE CADÁVER Y FALSAS APARIENCIAS

Hace unos cuantos domingos, un ojo al gato y otro al garabato, leí dos mangas de terror mientras contemplaba la entrega de los premios Oscar (vaya tongo: el oscar a la mejor película extranjera se la merecía El laberinto del fauno, aunque sólo fuera porque en cincuenta años de trayectoria, este premio nunca ha recaído en un film mexicano; ¿qué sería de Gringolandia sin sus queridos vecinos del Sur?). Hallábame yo tumbado a la bartola, digo, leyendo dos manguitas mientras me ensimismaba con los encantos recién descubiertos de Jennifer Hudson (fallecida Anna Nicole, la Hudson es mi nueva musa). Como les decía, entrenaba mi estrabismo con un ojo en cada cosa mientras leía dos mangas (siento que me repito últimamente, problema que en cualquier pobresor se agudiza con la edad). Uno era El hombre cadáver, de Hideshi Hino, mientras que el otro, imposibilitado para ser el mismo en un número de dos, era Falsas apariencias, obra de Senno Knife.
De Hino había oído hablar y sentía cierta expectación por su lectura. Cineasta y mangaka de género terrorífico nacido en 1946, saltó a la fama tras el rodaje de Guinea Pig: Flores de sangre, film que llegó a ser confundido con una snuff movie auténtica, por lo cual llegó a ser investigada por el FBI (si alguien tiene interés en verla, puede descargarla de Mulavisión; yo no tengo estómago para ello). Desde pequeño me ha gustado el género del terror, yo era un ferviente comprador de Vampus, Vampirella, Dossier Negro y Creepy. Hoy día el género ha dado todo de sí, y el gore no me interesa. Sólo de Japón parece venir un terror brutal y al mismo tiempo sutil que merece la pena explorar. Mi gran favorito, sin lugar a dudas, es el inquietante Suehiro Maruo, autor que me estremece a cada lectura y a quien afecta de lleno la maldición de esta bitácora: es tanto lo que quiero escribir sobre él, que nunca me doy el tiempo de hacerlo. Volviendo a El hombre cadáver, del famoso Hino, sólo puedo hacer constar mi decepción por esta obra. Un argumento interesante, pero tratado de manera simple (las desventuras de un cadáver putrefacto cuyo organismo se niega a morir hasta haberse despedido de sus seres queridos) y un dibujo que, en mi humilde y despreciable opinión, sólo merece el calificativo de ramplón y carente de toda chispa.
Viñeta de El demonio de las Navidades, por Senno Knife

Más me agradó la obra de Senno Knife, publicada también por La Cúpula: cinco relatos protagonizados por adolescentes narrados con buen pulso y dibujados por Knife con bastante encanto (los tiernos e infantiles ojazos de las muchachitas contrastan con la brutalidad de la propuesta macabra). A pesar de ser un buen tebeo, tampoco llega a entusiasmar del todo. Mi favorita, sin duda, es la historia El pabellón antiguo, buen relato de fantasmas en el estilo tradicional, aunque también Dama negra y dama roja puede encontrarse entre los aciertos de este título, una historia donde se mezclan númerosos elementos tradicionales del género terrorífico y que podría haber dado mucho más juego desarrollada como historia larga. La versión terrorífica de la Cenicienta con que se cierra este volumen (El demonio de las navidades) mezcla ingredientes de cuento popular decimonónico con una estética rabiosamente actual, lo que realza el valor de su propuesta. Con sus más y sus menos, y sin llegar en ningún momento a las elevadas cimas macabras y estéticas de un Suehiro Maruo, el terror japonés tiene un cierto hálito poético que contrasta con la morbidez de sus tramas y personajes. Contraste interesante sin duda, por lo que yo tengo algo muy claro: conviene seguir buceando en el manga nipón en busca de nuevas sorpresas y gratos estremecimientos.

2 comentarios:

Hideshi Hino dijo...

De las 4 publicaciones de Hideshi Hino que ha sacado La Cupula, la que te has leido te aseguro que es la peor. El Niño Gusano, Panorama Infernal y La Serpiente Roja te aseguro que son mucho mejores que esta historia que a mi también me decepcionó. Otra que tiene buena pinta es la que van a publicar a finales de este mes. Espero que le des otra oportunidad a Hideshi Hino porque te pormeto que la merece.

Falsas Apariencias me lo compre ayer y espero que me guste. Sinceramente, el dibujo me recordó a Present ( si no lo has leído también te lo recomiendo ) y por eso lo gogí. No sé si es de la misma autora o no.

Un saludo.

Ricardo Vigueras dijo...

Gracias por tu opinión. Le daré otra oportunidad a Hino con alguna de las obras que me recomiendas. No hay nada mejor que cambiar de opinión si esta era desfavorable.

Un saludote.