miércoles, octubre 10, 2007

OMAC, DE JACK KIRBY, Y DATAJUNKIE

Uno de mis blogs favoritos es Datajunkie. De un tiempo a esta parte he desarrollado una gran curiosidad por la cultura bizarra, la literatura y el cine chatarra, que revelan de vez en cuando grandes sorpresas. Quizá sea mi vena romántica la que sueña todavía con descubrir tesoros que permanecen ocultos en los barrizales. El material que Datajunkie cuelga habitualmente en su bitácora no podría ser definido siempre como bizarro, ni mucho menos como chatarra, pero siempre son obras muy poco conocidas de grandes autores y prestigiosas editoriales del pasado. Datajunkie escanea y comparte tesoros (o tesoritos) olvidados del comic-book usaca, pero también cuelga material de lo más fascinante y sorprendente, como discos (por ejemplo, un elepé del año de la cachetada donde Boris Karloff presenta las escenas más destacadas del cine de terror Universal de los años 30) o incluso seriales radiofónicos de los años 40 y 50: de gángsters, de terror, de ciencia-ficción… Hace unos días me tragué una adaptación de Crimen y castigo protagonizada por Peter Lorre, que con su voz trémula e inquietante daba vida a Raskolnikov en una adaptación del clásico de Dostoyevsky que sólo duraba…¡30 minutos!
Datajunkie ha estado un tiempecito ausente, pero cuando le da por colgar no para, y lo difícil es seguirle el ritmo. En los últimos días ha colgado un puñado de tebeos de espionaje dibujados por Wally Wood, y antes puso a disposición de sus lectores una obra de Jack Kirby poco conocida: Omac. Un banquete para los sentidos, revistas directamente escaneadas desde la revista original de los años 60 que huelen todavía a fantasías y realidades antiguas, a pulpa de papel barato, a tintas añejas. Como les digo, una de mis bitácoras favoritas: Datajunkie. Les dejo el enlace para que se puedan descargar los ocho números de Omac, una pequeña maravilla de Jack —el Rey— Kirby, uno de esos autores grandiosos sobre los que, parece ser, existe unanimidad. Quizá no te gusten los cómics de superhéroes, pero difícilmente podrá no gustarte el estilo poderoso y barroco de Jack Kirby.