jueves, mayo 22, 2008

NUGAE

Hay dos cuentos que tengo que contar una y otra vez cada fin de semestre: el cuento de la cigarra y la hormiga; el cuento de la tortuga y la liebre.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

la previsión y la paciencia unido a la inteligencia y la atención
hacen del ser humano algo
excepcional, enzima somos la envídia de los dioses,
al ser mortales.
saludotes Ricardo
Jody Dito

El profesor Gafapasta dijo...

Encantado de verte de nuevo por aquí, Jody. Un saludote hasta Madrid.

el escríba dijo...

Anonimo!..: Ya les gustaría a los dioses disfrutar de un trago de cerveza fresca o agua. Las fabulas son la vida intrinseca.