domingo, abril 03, 2005

LA MUÑEQUITA DE PAPÁ


Lo mejorcito que he léido en cómic en las dos últimas semanas viene de dos mujeres, dos artistas que con su mirada de mujer (y tal cosa existe cuando el sexo condiciona la experiencia vital) abordan dos problemáticas del mundo oriental y occidental. La primera de ellas es la norteamericana Debbie Drechsler, y la segunda la iraní Marjiane Satrapi. De ésta última haré una reseña en otra ocasión.

Debbie Dreschler aborda en La muñequita de papá un tema tan escabroso como el de la violación infantil, más escabroso todavía cuando el violador de la niña es el propio padre. Debbie Drechsler afronta con esta obra autobiográfica sus propios demonios. Desarrollada en once pequeños capítulos, Drechsler nos presenta el conflicto de Lily, una niña de la que su progenitor abusa sexualmente de manera continua y los conflictos que este hecho ocasionará en ella hasta marcar, como no podía ser menos, su vida entera. De hecho, el volumen se abre con una escena de abuso a la que la somete su papi, y prácticamente se cierra con otra violación al final de su adolescencia, esta vez por parte de un paria (el "hombre mayor", le llama ella) que intercambia porros frecuentemente con los demás amigos de Lily. Acostumbrada a soportar la vejación, no tiene fuerza moral para enfrentarse al individuo. El daño y la humillación, como vemos, están instalado dentro de ella hasta formar parte de un todo. Lo llamativo del álbum es que Dreschler no se centra en el problema de la violación sistemática, por lo que la vida de Lily es abordada desde todos los ángulos posibles que permite la adolescencia, una adolescencia marcada por el conflicto familiar y con su entorno social más próximo. El resultado es bastante agridulce, ya que nuestra autora no profundiza demasiado en las condiciones en que se da la violación ni en sus terribles conscuencias psicológicas. Lejos de que yo pretenda una recreación morbosa de los acontecimientos, me parece que el tratamiento con que se aborda el abuso infantil es demasiado superficial, o quizá temeroso de la reacción de un público tan asustadizo como el norteamericano. Editada en España por La Cúpula (en Estados Unidos por Fantagraphics Books), recuerdo que en la extinta revista El Víbora de los años 80 leímos historias muy parecidas narradas con mayor contundencia. Lejos de la contundencia, lejos de buscar la estridencia o el feísmo, La muñequita de papá es una obra intimista y delicada narrada con unos dibujos sabrosamente underground que recuerdan en más de un aspecto el dibujo infantil con sus encantadoras distorsiones y percepciones de la realidad. Es sobre todo en este aspecto donde forma y fondo se funden produciendo los mejores resultados.

Debbie Drechsler, La muñequita de papá. Ediciones La Cúpula. Barcelona, 2004. Edición original, Fantagraphics Books. (*** de 5).
Posted by Hello

4 comentarios:

el brujo don carlos dijo...

Leeré en cuanto pueda a Debbie Drechsler. La portada es bastante inquietante, con la oscura amenaza del padre violador al otro lado de la puerta. A Satrapi ya la he leído y es de lo mejorcito que se puede encontrar hoy en el cómic.
Me apunto esta frase tuya:
"...mirada de mujer (y tal cosa existe cuando el sexo condiciona la experiencia vital)"
Un abrazo

Lino Evgueni dijo...

Satrapi es la autora de Persepolis?

el brujo don carlos dijo...

Sí, Lino; Persépolis y Bordados son las dos obras de Marjane Satrapi publicadas hasta ahora.

Ricardo Vigueras dijo...

Efectivamente, Lino: Persépolis. No sé por qué creía que había puesto el título, pero está visto que me lo comí por escribir a tontas y a locas. En España lo ha publicado Norma Editorial (una casa bastante cara). En Estados Unidos ha sido un éxito, y donde tú vives debe ser fácil de encontrar tanto en inglés como en francés. A ver si lo comentamos en un futuro.