domingo, abril 17, 2005

UNA ANÉCDOTA DE BILLY WILDER

Continúo leyendo Nadie es perfecto, libro de entrevistas con Billy Wilder escrito por Hellmuth Karasek (Barcelona, 1993). Me ha producido enorme gracia una anécdota que relata Wilder y que en la edición española puede encontrarse entre las páginas 50-1. La reproduzco a continuación en traducción de Ana Tortajada. El gran Wilder (Dios, Fernando Trueba dixit) rememora en ese capítulo sus tiempos como periodista en Berlín.

Naturalmente, como periodista independiente, tampoco podía permitirme una habitación particularmente lujosa. Vivía realquilado en la Victoria-Luise-platz número 11. Mi habitación estaba justo al lado del lavabo. La cadena del wáter no funcionaba bien y perdía agua constantemente. Y durante toda la noche se oía ese ruido. Sin embargo, intentaba dormirme, y, a oscuras en mi cama, me imaginaba que estaba de vacaciones en una lujosa habitación de hotel, junto a una maravillosa cascada, en medio de la naturaleza virgen. De esta manera conseguí dormirme, a pesar del ruido del wáter, y tenía unos maravillosos sueños.

Varias décadas más tarde —ya hacía tiempo que yo estaba en Hollywood y las cosas me iban muy bien— mi mujer y yo, junto con Samuel y Frances Goldwyn, viajamos a Europa para pasar las vacaciones en Bad Gastein. Nos alojamos en el hotel Kaiserhof. Un hotel de lujo, en un paraje maravilloso junto a una cascada, y cuando por la noche yacía en la cama podía oir el ruido de la cascada. Y volví a no conciliar el sueño, porque la fantasía de mi juventud se vengó de mí: no podía dejar de pensar ni un instante en el ruido de la cadena del wáter.

El biógrafo entrevistador apunta a continuación: “Billy Wilder ve en esta experiencia una parábola de su vida. Cuando se es joven, la fantasía y los sueños te hacen sentir rico y feliz, y en la vejez, los recuerdos se convierten en una carga”.

Ya he comentado que me hallo en una epoca Wilder. Acabo de concluir la relectura del guión de Sunset Boulevard. Otro día les platico.

5 comentarios:

Lino Evgueni dijo...

Billy Wilder fue un gran director pero también un gran guionista. De su cine, la cinta que prefiero es “The Apartment.”

No sin algo de pena, debo confesar que nunca he visto “Sunset Boulevard.”

Ricardo Vigueras dijo...

Me gusta mucho The Apartment, es una película maravillosa. Sí, fue un autor de verdad, empezó como guionista y luego se convirtió en director guionista (primero escrbiendo con Brackett, luego con I. A. L. Diamond).

Tienes que ver Sunset Boulevard, es un drama imprescindible. Y en Vancouver, fácil de encontrar, y con documentales y todo.

Anónimo dijo...

Qué bueno era el Sr. Wilder, maravilloso!!!!

El profesor Gafapasta dijo...

Wilder era divino. Estoy leyendo el libro de conversaciones con Cameron Crowe, y está muy bien. No tan bueno como el que reseño en este blogo, por cierto, aunque curiosamente este divino libro editado en Alemania no le gustaba a Wilder.

Un saludote.

Daniel-Cursos para empresas en Guadalajara dijo...

Yo no conocía acerca de Billy Wilder, me pareció magnifico los guiones que genero y me imagino que como cinematógrafo genero muy buenas cintas, buscare una película de el y me pondré a verla, muchas gracias por la magnifica información, saludos.