viernes, agosto 05, 2005

CONTRA EL HOLLYWOOD TALIBÁN


Siempre me ha parecido muy chabacano que Hollywood jubile a sus grandes divas cuando cumplen los cuarentas taquitos, más o menos. Como mucho, les dan su oscarcito alcanzada cierta edad (como le pasó a Kim Bassinger con L.A. Confidencial) y después las mandan a casita. Su desconsideración hacia quienes ya no son jovencitas es más que grosero y roza el fanatismo talibán por adoptar una consideración hacia la mujer como objeto sexual desechable de usar y tirar, un objeto al servicio de un cine castrado y sin ideas. Un cine que incluso cuando se roba las ideas buenas de una película anterior para hacer un remake, las echa a perder.

Aunque muchas de estas divas maduras se dedican al teatro o a la televisión, pierden para siempre el protagonismo de los focos mientras Bruce Willis sigue repartiendo mamporros o Jack Nicholson exhibe su repertorio de muecas. Sólo se me ocurre una razón: el cine de Hollywood actual es, salvo excepciones, una fábrica de donas para adolescentes, y claro, los adolescentes casi nunca saben apreciar la belleza madura de una mujer. A pesar de todo, ¿por qué no se hacen películas para estas formidables intérpretes como Kathleen Turner, Jessica Lange, Debra Winger, Kim Basinger y otra muchas que no merecen una jubilación anticipada cuando, precisamente, más y mejor tienen para dar? Que los gringos a lo mejor son muy machistas es algo que comprendo, pues el machismo se halla en el substrato de toda sociedad; pero, ¿por qué las mujeres de Estados Unidos no protestan por esa exclusión que es la de la representación de ellas mismas? También da gusto ver a las mujeres maduras en una pantalla hacer un buen trabajo.

Todo esto me viene a las mientes porque he leído que Jim Jarmusch, uno de los grandes del cine independiente usaca (id est, el único cine potable que hoy se produce en ese país) ha dirigido una comedia formidable titulada Broken Flowers donde Jarmusch ha querido poner en el centro a algunas de estas mujeres. Ha declarado recientemente: Me di cuenta de que en Hollywood cuando las actrices cumplen los 35 es como si hubieran pasado su momento álgido. Y que estas cuatro intérpretes maravillosas, que ya han sobrepasado esa edad, no trabajan lo suficiente. Así que me dije, voy a escribir algo para poder trabajar con ellas. Las cuatro muchachas "pasadas de edad" son la gran Jessica Lange, Sharon Stone, Frances Conroy y Tilda Swinton. La Stone, de 47 años, reconoció la otra noche en el show de Jay Leno: Entré en los 40 sintiéndome genial y sexy y con ganas de marcha, pero en Hollywood debieron de entenderme mal y se pensaron que en lugar de decir que tenía los 40 había dicho que tenía la lepra.

Que el proyecto venga dirigido por Jarmusch es una garantía de calidad, ya que este francotirador del mejor cine norteamericano es el autor de maravillas como Strangers Than Paradise, Down By Law, Night on Earth o Coffee and Cigarettes. Un hombre permanentemente en vanguardia alejado del cine de palomitas.

4 comentarios:

Carlos dijo...

La actriz madura que fue estrella de joven y hoy se ve relegada al ostracismo, y se da al alcohol o las drogas, es un arquetipo que el propio cine -y la televisión- ha reflejado en numerosas ocasiones.

nmmnnkkoojojokpjouigi dijo...

Todo lo que usted puntualiza en su comentario es una triste realidad en la que no había caído en cuenta, pero sin embargo no logro sentir la consideración suficiente como para tener el mínimo cuidado por la vida de ninguna de ellas, por que gente como Jim Jarmusch son la excepción en Estados Unidos (y hablando del cine en general de allá, ya que el cine independiente se hace tirándole a ser dependiente). Ellas, las supuestas afectadas, me imagino que habrán asumido su condición dentro de la sociedad y lo que en algún momento representaron (incluyendo el rol de "estrellas") ya que tuvieron salarios y beneficios más que dignos dignos mientras pudieron aprovecharse, contando entre estos beneficios con el de retirarse tempranamente, que es una aspiración que también está en el sustrado de toda la mentalidad occidental. Me tiene sin cuidado que las güeras vivan o se mueran mientras sigan luchando por subsistir, e iluminando la pantalla con verdadera calidad y belleza madura y en su punto, una Carmen Maura (bueno, aqui retiro lo dicho respecto a la belleza pero recalco lo del talento), una Assumpta Serna, una Victoria Abril, o mi Blanquita Guerra y mi María Rojo, que entre otras ventajas que sus años duros y de mucha chamba les han traído es ya no estar haciendo la piruja o la gata en el cine mejicano y extranjero como siempre sucede con nuestras mujeres, las más bellas del mundo.

Le ruego una disculpa por perder la compostura, Profe, pero ya conoce usted mis sentimientos respecto a los gringos y a hollywood.

Ricardo Vigueras dijo...

Carlos: tienes razón, pero en ese caso se entiende un poco. Yo me refiero a las actrices que, sin ser adictas a ninguna droga o substancia, podrían seguir trabajandos si la industria no fuera tan machista.

Un saludo.

Ricardo Vigueras dijo...

Omar: no creo que ninguna diva quiera retirarse pronto y disfrutar de sus dividendos. Ahí tienes el caso, más lógico, de la Norma Desmond de "Sunset Boulevard", de Wilder.

Por otra parte, mencionas casos muy destacados de actrices que, como la Maura o Victoria Abril, continúan trabajando mucho en cinematografías donde todavía hay papeles para mujeres de su edad, cosa que en Hollywood no ocurre.

Comparto tu entusiasmo por la belleza mexicana, aunque no soy tan radical y excluyente: en todas partes del mundo hay mujeres que da mucho gusto mirar.

Un saludote.