viernes, octubre 01, 2010

50 AÑOS DE LOS PICAPIEDRA



Los Picapiedra maravillosos han cumplido 50 años. Ocho más de los que tengo yo. Este fin de semana, a partir de ahora mismo, pienso celebrarlos hasta el domingo a media noche. Forman parte de mi educación sentimental, como tantas otras cosas. Y la educación sentimental es la más importante, idea que desarrolló hace mucho tiempo un tal Flaubert. Eran aquellos (hasta hace muy poco) tiempos más ingenuos, más sentimentales, más hedonistas y más francos. Eran los mismos tiempos, en fondo, pero los mismos crímenes que hoy suceden en el circo global estaban recreados por mejores prosistas, poetas y decanos de la imagen en movimiento. Eran tiempos de sicarios sentimentales y gobiernos querendones. Falsos querendones, pero querendones al menos. ¿Para cuándo la próxima guerra civil, que yo me apunte?

Vídeo impagable en estos tiempos ñoños, vía Flora y Fauna.