jueves, junio 23, 2005

LAS TÉCNICAS DE LA ESCRITURA DE GUIONES


Actualmente me encuentro en Murcia llevando a cabo actividades relacionadas con mi tesis y que me requieren en la capital del reino de Valcárcel. También, claro, aprovecho para estar con la familia y reconciliarme con el sabor del whiskey con hielo en compañía de los amigos, sumergido en antros llenos de humo de cigarrillo.

Como estoy en plan familia-trabajo no tengo excesivas ocasiones de escribir, por lo que me había reservado un comodín para estas fechas. Un comodín que quizá a alguien más pueda interesar. Durante el semestre estuve traduciendo del inglés y resumiendo el libro The Tools of Screenwriting, de David Howard y Edward Mabley. El objetivo del resumen era que sirviese como herramienta de trabajo para los estudiantes de la asignatura Cine y literatura I, que he impartido este semestre y que tendrá su continuidad durante el próximo. Lamentablemente, el ritmo frenético de finalización de la tesis impidió su conclusión hasta finales de semestre, con lo que sólo a partir del siguiente podremos discutir los filmes desde este punto de vista estructural, que no es único, ni es el mejor, ni se lo bajó Moisés del monte Sinaí entre las barbas, pero sí es interesante. El libro fue originalmente escrito por el dramaturgo y director teatral Edward Mabley, y en él formulaba sus teorías sobre la construcción dramática, que ilustró con ejemplos de textos teatrales. Aplicó y refinó sus teorías como profesor de la New School For Social Research y publicó su libro en 1972: Dramatic Construction.

Esta obra, pronto agotada y sin reeditar, fue usada por el profesor Frank Daniel como introducción a la teoría dramática, y años después, uno de sus alumnos, David Howard, el fundador del Graduate Screenwriting Program at the University of Southern California, decidió adaptar el viejo libro de Mabley a la construcción de guiones de cine, ya que advirtió que, en su mayor parte, las herramientas estructurales del teatro y las del cine eran las mismas. Matizó, desarrolló, modificó el texto original y sustituyó los análisis de textos teatrales por guiones de cine y el visionado de las películas pertinentes. En 1993 se editó The Tools of Screenwriting, de David Howard y (honor a quien honor merece) Edward Mabley.

Los autores pretenden que las buenas películas cuentan con una serie de elementos estructurales que los guionistas manejan tan bien que eso las convierte en grandes películas. Ojo, ellos aseguran que las malas películas son malas porque no los aplican suficientemente bien. También dan a entender que no son las únicas técnicas para la escritura de guiones, y mencionan algunos autores y títulos europeos, pero enseguida apostillan que si a los europeos les gusta más ver películas de Hollywood que películas europeas, por algo será, y ese algo es que los autores y escritores europeos no aplican de manera suficientemente clara estas técnicas. Como puede verse, tienen una respuesta para defender sus tesis, y de paso, defender el tipo de película comercial y hollywoodense (aunque siempre de calidad) frente a otras maneras de entender el cine. A pesar de todo, estas técnicas arrancan del teatro, y muchas se abordan por primera vez en la Poética de Aristóteles. Son técnicas o herramientas dramáticas que se encuentran en el teatro desde los trágicos griegos, y que se aplican lo mismo en Hollywood que en Japón o Francia (Howard no es sólo hollywoocéntrico y analiza también Rashomon, de Kurosawa, o Los cuatrocientos golpes, de Truffaut, en un intento de demostrar la universalidad de estas herramientas dramáticas). ¿Será verdad? A partir de hoy empiezo a colgar aquí una a una estas técnicas o herramientas de la estructura dramática de los films, y en fin, las opiniones sobre la validez o futilidad de estas teorías serán bienvenidas. Iré alternándolas con otros contenidos, como viene siendo habitual, pero el trabajo ya finalizado de resumen de la parte teórica del libro aseguran su continuidad y finalización, así como mi solaz y la posibilidad de que esta bitácora continúe en activo hablando de literatura, aunque muchas veces no lo parezca.

David Howard y Edward Mobley, The Tools of Screenwriting. A Writer´s Guide to the Craft and Elements of a Screenplay. St. Martins Press. New York, 1995. Posted by Hello

4 comentarios:

nacho dijo...

Interesante todo este rollo de los guiones... algún día me meteré a estudiarlo en detalle.
Por acá, calores de 45 y 48 grados centígrados a la sombra... ufff!
Saludos hasta el otro lado del charco... (hb)

Lino Evgueni dijo...

Yo el libro que leí sobre “cómo hacer tu guioncito hollywoodense” es uno de Syd Field. Este cuate describe una estructura que existe en varias cintas gringas clásicas. Dice que a los 10 minutos de película uno debe tener mucha información sobre el protagonista, a los 28 o 30 minutos debe haber algo que le de un giro a la trama, una hora más tarde todo debe empezar a resolverse, etcétera. El librito está útil y ameno.

Otro que leí fue un librito de Jean-Claude Carrière, frecuente colaborador de Buñuel. Este librito es muy diferente. Toca temas más sobre la responsabilidad del guionista. Me acuerdo, por ejemplo, que comenta que el guionista debe considerar incluso lo que puede costar la película y cosas así.

Todos estos libros son útiles. Dan oportunidad a buenas charlas de café. También ayudan a pulir guiones.

Ricardo Vigueras dijo...

Bueno, pues venga, vamos a comentar estos puntos sin piedad en nuestras charlas, aunque sean de café a los 48 grados de Beutifulville, a ver si estos holliwoocenses tienen razón, en qué y cómo. Divirtámonos con las verdades y mentiras de la fanfarria del arte industrial. Ah, claro, Lino: Carriere nunca hubiera escrito un libro como éste. Otro día recordaremos el mètodo de escritura Buñuel/Carriere.

Un abrazo a ambos.

Jody Dito dijo...

Francamente suena interesante. Siempre uno puede aprender como escribir o como estructurar un texto, aumentando así el placer de escribirlo y, supongo, que el de leerlo.

Ahora bien, llegar hasta decir -"Los autores pretenden que las buenas películas cuentan con una serie de elementos estructurales que los guionistas manejan tan bien que eso las convierte en grandes películas"-. Me suena algo asi como "deformación profesional"
Decir que una película es buena solo porque el guión está estructurado según unas normas, pues como que es algo pretencioso.
Y para más "inri" que sigan diciendo -"..Ojo, ellos aseguran que las malas películas son malas porque no los aplican suficientemente bien"-.

Bueno, espero que guión no equivalga a desarrollo global de la película. Guión como texto, dialogos. A esto me refiero, eh!!.

Será un placer leer tus posts (¿o debería decir postes?-lol-.)sobre todo esto.