viernes, septiembre 23, 2005

DOS FILMES DE GILBERT ROLAND

Recientemente he visto dos películas con Gilbert Roland, el juarense olvidado a quien bautizaron en Juaritos como Luis Antonio Dámaso de Alonso (nada que ver con el insigne polifemólogo y miembro de la Generación del 27). La juauría política juarense antes prefiere dedicar unas callecitas a la lechuga, el jitomate y el perejil que a uno de sus hijos más notorios. Hasta hay una calle Murcia que no me la dedicaron a mí, pero ni una para Gilbert Roland. El monumento a Tin Tan es comprensible, así como una avenida para Juan Gabriel; pero si Juan Gabriel merece una avenida, Gilbert Roland, el juarense olvidado, merece por lo menos otra.

Gilbert Roland nunca fue una primera estrella como el chihuahuense Anthony Quinn (otro que merece una avenida, y no un bodrio de Sebastián), pero fue un formidable actor secundario que lució en multitud de buenas películas del Hollywood de la Edad de Oro. En el viejo Hollywood ser secundario no significaba ser actor de segunda: significaba que te especializabas en papeles de característico que algunos hacían estupendamente bien. Y trabajaban toda la vida y el público los reconocía con gusto en cada película. Como Gilbert Roland, el juarense olvidado.

Las primera de las películas vistas fue El capitán Kidd, de Rowland V. Lee (Captain Kidd, 1945), un filme de piratas de segunda fila, pero de cuando se sabían hacer estupendas películas de aventuras que te agarraban de las pelotas y no te las soltaban hasta el final. Una película de aquella década impresionante que fue la de los 40, cuando se produjeron tantas buenas películas que una ceremonia de los Oscars parecía una batalla en la llanura de Troya. Bueno, pues película de segunda fila de aquellos tiempos, o sea, estupenda. Lo mejor es la interpretación de ese monstruo llamado Charles Laughton, que era un inglés bajo, gordo y feo con una sensibilidad superdotada que le llevó a componer personajes inolvidables y dirigir una bella y terrible película que es la gran película maldita de la historia: La noche del cazador. Laughton interpreta a Kidd, uno de los piratas más sanguinarios de la historia, y lo hace con tanta flema y hasta gracia, que no puede dejar de caernos simpático. Charlier tomó mucho de aquí para su inolvidable cómic Barbarroja. Su antagonista es Adam Mercy (Randolph Scott) que pretende vengar el asesinato de su padre en manos de Kidd, que ahora se pavonea hecho un señor por los palacetes de Londres (también Víctor Mora debió de tomar algo de aquí para El Corsario de Hierro y su eterna confrontación con Lord Benburry (antes el pirata La Mano Azul). Gilbert Roland interpreta con desenvoltura a José Lorenzo, uno de los hombres de confianza de Kidd que hacia la tercera parte del film es arrojado por la borda tras un duelo con Mercy por querer violar a la chica bonita de la película: Lady Anne Dunston (Barbara Blitton). Destaca en Roland, sobre todo, su desenvoltura de bailarín ante las cámaras y su habilidad para los duelos a espada. Redondea el reparto la presencia de pájaro de John Carradine, otro formidable secundario de los de antes. Una película de piratas de buena factura con buena trama y buenos actores. Todo un divertimento en blanco y negro donde, sobre todo, brilla con intensa luz Charles Laughton.

Y la segunda de Roland fue Bandido, dirigida en 1956 por Richard Fleischer y protagonizada por Robert Mitchum. La película es una especie de Parque temático de la Revolución Mexicana, y en ella Roland interpreta al coronel Escobar, que quiere apoderarse de un cargamento de armas acerca del cual le da el soplo Wilson (Robert Mitchum). Wilson es un americano que anda haciendo trapicheos de armas en México y que se vende al mejor postor y se pasea entre los tiroteos y los cadáveres sin perder la compostura ni ensuciarse la chaqueta. En cierto modo, este aire exagerado del film es un antecedente del spaghetti western de los 60 y 70, donde la épica del western comenzó a ser maleada por cierto toque de comedia y de espectáculo circense. Buena parte de ello ya está en Bandido. La interpretación de Roland es más que efectiva, da gusto verle paseando a caballo como coronel revolucionario con su nopal en la frente, aunque se le echa en falta la agilidad felina que lucía en El Capitán Kidd. La película no es muy verosímil, pero tiene unos magníficos diálogos llenos de chispa donde destaca, sobre todo, la socarronería del personaje de Wilson, socarronería y cinismo que Robert Mitchum (protagonista de La noche del cazador, de Laughton) reflejaba a la perfección. Como dato curioso, al tratarse de una película filmada en México cuenta con algunos actores mexicanos en papeles episódicos donde destaca (pero no luce) un cura de pueblo interpretado por el gran Miguel Inclán, el inolvidable Ciego de Los olvidados y de otras películas imprescindibles de la edad de oro del cine mexicano.

El Capitán Kidd (Captain Kidd, 1945). Dirección: Rowland V. Lee. Guión de Norman Reilly Raine. Fotografía de Archie Stout. Música de Werner Janssen. Protagonistas: Charles Laughton, Randolph Scott, Barbara Britton, John Carradine, Gilbert Roland, et al. USA. (***, de 4).

Bandido (1956). Dirección: Richard Fleischer. Guión de Earl Felton. Fotografía de Ernest Laszlo. Música de Max Steiner. Montaje: Robert Golden. Protagonistas: Robert Mitchum, Ursula Thiess, Gilbert Roland, Zachary Scott, et al. USA/México. (***, de 4).

9 comentarios:

nmmnnkkoojojokpjouigi dijo...

Pues profe, me deja usted completamente mudo con este descubrimiento. Si que esta usted en la pelota y no la suelta hasta que anota algo ( a pesar de que lo se que detesta el futbol)! Estuve consultando, ahora que me lo ha presentado, algunos detalles sobre la vida de este personaje, y a juzgar por su fecha de nacimiento, me imagino que debe haber sido traido a la ciudad del Paso cuando se hizo "la bola" en 1910. Hay un sector de la ciudad (en el centro) aqui en la ciudad donde se refugio parte de la clase pudiente de Juarez cuando paso ese relajo, que hasta una de las calles se llama "Porfirio Diaz". Es de las cosas mas viables que se me puedan ocurrir respecto a su llegada a Hollywood, aunque tambien suceden casos inverosimiles como el de Lupe Velez, cuyos origenes eran demasiado humildes como para explicarse su fulminante llegada llegada a la mentada "meca" del cine. Me vienen a la mente nombres de algunos actores de la localidad, que los hay algunos y que tal como Roland jamas tuvieron papeles protagonicos, pero si algunos roles de caracter bastante memorables: tenemos por ejemplo a Ana Alicia, Lupe Ontiveros (quien hizo el inolvidable papel de la mama en "Real Women Have Curves", una de las poquitas virtudes de esta pelicula) y Mike Moroff. No he visto nunca trabajar a Roland, pero a juzgar por su repertorio parece ser que fue un actor muy constante y longevo, y como ya lo mencionaba usted en alguna ocasion, eso es un poco dificil sobre todo en Hollywood, donde a los latinos se les estereotipa en un puniado de papeles muchas veces denigrantes, y a las mujeres se les avienta al rincon una vez que les llega a faltar la belleza. Vivio tambien al parecer una vida muy longeva: Le faltaba poco menos de un anio para cumplir los 90 cuando se murio en Beverly Hills de algun cancer. Espero ver algo pronto de el, que se ve que era alguien muy especializado en el western y que mejor, si estos meros territorios (toda esta especie de comarca de la que somos parte, llamada "el sur OESTE") fueron el marco de las correrias de todas las anecdotas y leyendas de Pancho Villa, Billy the Kid, y algunos feroces apaches.

Tambien tenemos embajadores cuyo poder de avergonzarnos es infinito: Las flamantes egresadas de la prepa del Chami (O sea!) Vanessa Guzman y Elizabeth Alvarez posiblemente esten muy guapas, pero llevan una carrera conformista y poco exigente con sus "posibles" dotes histrionicos, y representan un caso en el que ellas mismas se han puesto bajo el riesgo de la caducidad, que acaera segura una vez que cumplan cierta edad (y el reloj esta repiqueteando!). Es uno de los beneficios de haber crecido en Juaritos! Las conoci personalmente y ninguna de las dos me merece (especialmente la Guzman no me despierta demasiado apetito, ademas de que eran bien fresas!)

No cabe duda, y como dice Alvaro Carrillo (cuya letra me tomare la libertad de modificar un poco): " Quien no paso por Juaritos que no diga nunca que vivio jamas."

nmmnnkkoojojokpjouigi dijo...

Y que paso con la basura, profe? No se crea, uste sabe lo que hace con su espacio. Mi respeto y agradecimiento para ustes y su espacio.

Ricardo Vigueras dijo...

Don Melón:
Roland y su familia llegaron de California huyendo del asalto villista a Juaritos. Sí debían de ser pudientes, fíjate en su nombre original. Roland aparece en tantas películas importantes y otras decenas que no lo son que resulta un flagrante delito que en Juárez ni se sepa quién es. Yo tengo tres de él que cuando quieras están a tu disposición. Uno de mis primeros post en este blog fue sobre Roland, lo encontrarás en el Archivo general en el apartado Cine (creo que el primero).

¿Ana Alicia era del Paso? Yo la recuerdo intensamente de la serie Falcon Crest, que en España arrasó en los 80. Era un bombonazo. La serie tenía su punto, con Jane Wyman y David Selby.

En cuanto a la Guzmán y la Álvarez, no sé quiénes son ni me intereso por pedorras. Sobre todo después de tus comentarios sobre ellas.

Un abrazo, don Melón. Ah, por cierto, ahora salgo a tirar la basura.

nacho dijo...

Maese Ricardo: Aquí como siempre aprendiendo cosas, tu blog ampliamente recomendable. Saludos.

HB

Jody Dito dijo...

Qué nombres más míticos mencionas!!, Laughton, Scott, Carradine,Fleischer, Mitchum, Steiner....,Roland; no le conocía por el nombre, si le recuerdo en alguna película (tendré que fijarme más a partir de ahora)

El cine de los 40, por supuesto, como siempre das en el clavo, cuando lo adjetivas. Creo que fue la edad de oro del cine, "el siglo de oro de la literatura Española, en cine" (desde entonces no ha vuelto a ser tan grande ni a tener personajes tan carismáticos, donde los directores competían con los actores)

Y después mencionas a alguien que me llamó mucho la atención cuando lo ví, Miguel Inclán, Qué actorazo!!, qué secundario!!, y que decir de "los olvidados", desde luego, si, es verdad, "la edad de oro del cine Mexicano" (porque el director a pesar de que me entran ganas de revindicarlo, no lo hago y permito que se convierta en un director universal, mucho más grande que ser "simplemente" Español, ¿o no?)

"Los Olvidados" ha sido una de las películas que más me han impresionado. Creo que debe ser una de las 10 mejores de todos los tiempos. (Algún día me gustaría ver que 10 películas consideras tú las 10 mejores de todos los tiempos).

Bueno, y todo este preámbulo viene a lo que yo iba, a decirte que como se nota la tendencia. Escribes unos post que parecen "clases magistrales". Me veo en esas aulas en forma de anfiteatro, inmensas, llenas de ociosos estudiantes y allí abajo al "profe" Vigueras, charla que te charla, dejándonos con la boca abierta.

Anónimo dijo...

Es un grande y por mi fuera se merece no una avenida, sino toda una Plaza Mayor. Ví por primera vez algo de Roland cuando interpretó al casquivano pero audaz hermano del fallecido Don Sebastián Montoya en la aclamada serie "El Gran Chaparral". Me impresionó su soltura y calidad, ya que parecía que siempre había estado allí. Después le tomé atención y pude ver otro par de películas en que participó, confirmando mi opinión. Se notaba su procedencia latina (aunque yo pensaba que era francés), pero lo que ignoraba es que fuera tan añejo. Es increible, el tipo aparentaba apenas 50 años cuando tenía 65, qué tal salud debíó tener. Hay que recordarlo como se merece al gran Gilbert.

El profesor Gafapasta dijo...

¡Guau! ¡El Gran Chaparral! Esta sí es una serie mítica, de las de los viejos tiempos del western televisivo. No sé si andará por ahí en DVD, pero si tal cosa es cierta, es buena razón para comprarla saber que ahí también está Roland. Mientras tanto, continuemos exigiendo una Plaza Mayor al gran Gilbert Roland.

Un saludote, don Anónimo.

justiciero21 dijo...

Roland también trabaja excelentemente en el western clásico "La ley de los fuertes", junto con Charlton Heston, Ann Baxter y Tom Tryon (protagonista de "El Cardenal"). Ya por la calidad de esos nombres vemos la estirpe y el nivel al que pertenecía este simpático artista.

El Pobresor Gafapasta dijo...

Ah, la ley de los fuertes... Dirigida por Rudolph Maté. Un western a recuperar, sin duda alguna.

Un saludote.