jueves, septiembre 08, 2005

UN ESTUDIO SOBRE VÉRTIGO.

Concluí hace unos días la lectura de un pormenorizado análisis sobre Vértigo, la gran película de Alfred Hitchcock. Está escrito por José Luis Castro de Paz y es el número 5 de la colección Paidós Películas, una colección de referencia absoluta en español para aproximarse a un estudio crítico pormenorizado de las grandes películas de la historia del cine. Esta colección no es muy regular, por lo que parece, ya que durante los últimos seis meses no me ha parecido que la colección se haya movido mucho. Sin embargo, los responsables de la librería madrileña Ocho y Medio me dicen que la colección no ha sido cancelada, sino que estos libros muy especializados no tienen una demanda masiva, y por tanto, no salen precisamente una vez al mes, sino cuando están a punto de caramelo para la imprenta. La librería Ocho y Medio de Madrid es uno de mis descubrimientos recientes, y uno de mis antros de visita frecuente en Madrid: especializada, como su nombre indica, en libros sobre cine editados around the world, tiene un surtido fabuloso de estudios sobre películas, guiones de cine, memorias, biografias y análisis críticos de la obra de los grandes maestros y de los protagonistas de la historia del cine. Siempre que voy, algo me llevo. No podía ser de otra manera, teniendo en cuenta mi naturaleza. Otro libro sobre Vértigo en el que me hallo absorto es el ensayo que le dedicó el filósofo español Eugenio Trías y que abarca 194 páginas de su obra Vértigo y pasión (Taurus, 1997), fabuloso estudio reflexivo sobre mi película favorita de todos los tiempos: Vértigo. Muy analítico el estudio en Paidós de Vértigo (que en España tuvo el doble título De entre los muertos, hoy en desuso) realizado por Castro de Paz, capaz de arrojar mucha luz sobre una película tan luminosa, y, sin embargo, tan oscura y abismal hasta el punto de ser, posiblemente, la película que más bibliografía crítica y hermenéutica ha producido en toda la historia del cine.

8 comentarios:

Jody Dito dijo...

Como siempre...Gracias por las citas (como se nota que eres profe)

r o m e l i a dijo...

La película me mantuvo ansiosa desde el comienzo, cuando
no sabíamos si John caería o no del techo del edificio, cuando seguía a Carlota y temíamos que ella lo descubriera; cuando la sigue y resulta que no está en el hotel; cuando se enamora de ella y esperamos que se lo diga a su amigo o que su exnovia le tenda una trampa, pues ella parecía obsesionarse por John hasta el grado de intentar ser como Carlotta; cuando intenta salvarla (a la falsa Carlota) del suicidio y su vértigo se lo impide; cuando no sabíamos si se quedaría loco y su exnovia se aprovecharía de la situación; cuando se recupera y se obsesiona con la misma mujer, que cree otra, y ella no le entrega la carta que rompe y tira en el suelo de su cuarto, nos provoca ansiedad que él la encuentre, la una y la lea; o que vea, mientras espera que llegue del salónd de belleza, que ella tiene en su closet el traje gris de Carlotta que él le vuelve a comprar... entre otros ´cuandos´ que ya olvidé.
Sobre lo que decía de los créditos, me pareció que el dibujo que se forma al principio de la película, que es una especie de vórtice o remolino, es el mismo que está en el retrato y que Carlota se hace en el cabello.
De veras me gustó la película, profesor.

Ricardo Vigueras dijo...

En efecto, Romelia. El remolino que conduce al abismo es el elemento simbólico de toda la película: el remolino en el ojo de los créditos de Bass, el remolino en el moño del cabello de Carlota/Madelaine... Es la figura espiral que predomina en el film: la espiral que sale del ojo, la espiral de la escalera de caracol, del ramillete de flores de Carlota, incluso del remolino musical de los títulos de crédito ilustrados por remolinos en "perpetuum mobile".

Me alegro de que te gustara.

nmmnnkkoojojokpjouigi dijo...

Profe:

Pues lo que vaya saliendo de esta coleccion ahi le encargo unas copias, no? Ultimamente he estado pensando mucho en Hitchcock no tanto por el sino por los ecos de su obra en algunos de sus contemporaneos como William Castle ("Strait Jacket") y Michael Powell, con una obra maestra llamada "The Peeping Tom". El cine es un texto con infinitas posibilidades de analisis y con base en la literatura: Que bueno que fomente esta mentalidad en sus estudiante, profe.

Ricardo Vigueras dijo...

Hola, Omar. SAbía que algo te debía comentar. Vi hace muchos años The Peeping Tom, que en España se tituló "El fotógrafo del miedo". Pero fue hace muuuuchos años. La recuerdo como una excelente película, pero es poco más lo que puedo decirte. La vi en un programa que se titulaba "MIs terrores favoritos" y que presentaba Chicho Ibáñez Serrador. Puso muy buenas películas, como buen conocedor del género que era. Te estoy hablando de cuando yo tenía 13 o 14 años.

Un saludote.

Anónimo dijo...

he caído un poco tarde en este post, pero ya que estoy intentaré aportar algo.

ante todo decir que VERTIGO es una de mis pelis favoritas.
respecto a los libros que has comentado, siento discrepar. me leí los dos y me parecieron muy muy pobres. Eugenio Trías toma prestado el famoso motivo en espiral de la película para escribir su libro, en el que no para de repetirse y repetirse (y repetirse), aportando tan solo un par de ideas interesantes (no más). El de Jose Luís Castro de Paz es algo más interesante, usa un lenguaje algo más técnico fragmentando algunas secuencias, pero no consigue ir más allá de esta simpleza, contando obviedades y dejándose por el camino tantas y tantas riquezas que contiene esta maravillosa película.
mi decepción delante estos dos libros es mayúscula, la pobreza que contienen es desesperante.
gracias.

gerard rubio.

El profesor Gafapasta dijo...

Bienvenido, amigo Gerard. Nunca es tarde si la dicha es buena.

Yo no soy un gran especialista en Vértigo, y los dos libros que tú criticas me parecieron muy útiles. Tengo también pendiente de lectura otro más, escrito por Dan Auiler: "Vertigo. The Making of a Hitchcock Classic". Con mucho gusto me gustaría que me orientaras sobre otros más que consideres mejores que los comentados en este viejo post. Gracias de antemano.

Un saludote.

Anónimo dijo...

hola.
me disculpo por el tono arrogante de mi post anterior, que ahora leído en frío, me parece algo fuera de tono.

la verdad es que yo tampoco soy ningún especialista en Vértigo, pero la lectura de estos dos libros me supo a muy poco en comparación a la complejidad de la película.

son los únicos dos libros de Vértigo que me he leído, también había pensado en buscar alguno entre la extensa y apetecible biblioteca inglesa.
este que comentas (por lo que he leído) parece ser más bien de cotilleos que de lenguaje cinematográfico, que es lo que a mi me apasiona. pero si lo encuentras interesante no dudes en postear una crítica, que los secretos de estos personajes son siempre apetecibles ;)

¡saludos!