lunes, agosto 27, 2007

LA COCINA COCHINA

Entre las más recientes lecturas se encuentra el número 18 de Love and Rockets (Fantagraphics) que siguen repartiéndose los Bros Hernández. Siempre he sido un gran amante del trabajo de los dos hermanos, pero por lo general me ganaba Beto Hernández con su maravillosa saga de Palomar. Nunca dejaré de recomendar Río Veneno como uno de los mejores tebeos de toda la historia del medio. De un tiempo a esta parte, sin embargo, me gana Jaime, que con los años se ha convertido en el mejor dibujante de mujeres gorditas que conozco. Su saga de Locas no sólo no ha perdido un ápice de su gracia con los años, sino que nos muestra a un Jaime Hernández mejor dibujante que nunca, dueño de un trazo limpio, sensual y enérgico, que resulta toda una delicia para los ojos. La viñeta que he seleccionado del Love número 18 no es la que más me ha gustado, pero me ha hecho mucha gracia esa idea, lanzada al vuelo de quien quiera recogerla, de La Cocina Cochina. En estos tiempos de basura televisiva, ¿es que nadie se atreverá a copiarle la idea? Si ya contamos con el antecedente de Naked News, ¿por qué no?

2 comentarios:

El Declamador Sin Maestro dijo...

Así le decimos por acá a la comida China (comida cochina), especialmente a la de un establecimiento en Plaza Juárez que se llama Tokyo (y no recuerdo la otra mitad del nombre). Qué tiene que ver Tokyo con China? Bueno, yo no le veo nada de cochino a servir platillos sobre el cuerpo desnudo de una dama, pero tú mismo lo has dicho creo que es más fácil que llegues a ver un confléis servido en el interior de un cráneo humano. Como decía Rambo mientras volaba, ametrallaba, y quemaba chinitos en su cuarta aventura: "Hazme el instrumento de tu paz..."

un abrazo.

Ricardo Vigueras dijo...

Corn flakes servidos en el interior de un cráneo humano. Tienes razón. Vivimos en un mundo que exalta la muerte violenta y sataniza el sexo. Así nos luce el pelo, pero a mí plin, porque yo uso un sombrero muy bonito.

Un abrazo.