miércoles, abril 15, 2009

LOS BROS HERNANDEZ NUEVA ÉPOCA

Los Bros Hernández han inaugurado una nueva época de su mítica cabecera: Love and Rockets. Los incondicionales de la revista, así como de la producción de los hermanos, estamos de enhorabuena porque los Bros continúan produciendo material de enorme calidad y de forma incansable. La edición en España de La educación de Hopey Glass, de Jaime Hernández, ha vuelto a levantar el polvo de una vieja disquisición comiquera: ¿Eres más de Jaime que de Beto? Repasando mis papelotes sobre los Bros encuentro un excelente articulo de Enrique Vela (“Jaime escritor, dibujante Beto”, publicado en el número 10 de U El Hijo de Urich) donde nos dice que la dicotomía acerca de Jaime como mejor dibujante y Beto como mejor escritor de historias le parece artificial: Encontraba a los dos en niveles equiparables en todos los frentes. Las diferencias eran para mí de estilo y persona, pero no de calidad o compromiso con su trabajo (p. 44).

Creo que los Bros tienen épocas y épocas, obras más o menos afortunadas, de alcances y pretensiones diversas. Ambos siguen produciendo y con enormes resultados. Love and Rockets sigue siendo una bandera para muchos, y en este caso, el número 1 de su recién inaugurada etapa marca un punto y aparte con la trayectoria anterior en formato comic-book (y la anterior, la primera, en formato revista que para mí era la que mejor cobijaba sus respectivos estilos). En este número de 1 Jaime nos regala una de sus fantasías súper- heroicas protagonizadas por la incombustible Penny Century y otras chicas del superequipo The Fenomenons: súper heroínas chaparritas, entradas en años y casi siempre nalgoncitas y dotadas de considerable muslamen. Una historia de 49 páginas fresca y divertida (que concluirá en el número 2) con todos los trucos pop que ya conocemos a Xaime. En cuanto a Beto, se nos descuelga con varias historias cortas de ecos más mágicos que super heroicos, jugando siempre con la broma y con la intimidad de los personajes. Sin duda alguna, muy recomendable para todos sus seguidores.