jueves, junio 11, 2009

LAS DAILIES DEL TARZÁN DE FOSTER

Hace pocos días concluí la lectura del libro Hal Foster, Príncipe de ilustradores, que firma Brian M. Kane. Es un buen trabajo, un ameno y muy documentado repaso a la vida y obra del legendario artista, una de las piedras angulares de la época dorada del cómic de prensa estadounidense. No tiene la enorme calidad de la obra de Manuel Caldas, Foster y Val (Dolmen, 2007), y sobre todo, no tiene esa calor apasionado que Caldas demuestra en cada uno de los capítulos que dedica al maestro. El libro de Caldas en su edición española es uno de los mejores estudios que jamás se han editado en nuestra lengua, pero contiene ciertos errores de paginación y corrección de textos que afean una obra en su conjunto mucho más que estimable, y desde luego, imprescindible para cualquier fosteriano de pro y para cualquier estudioso del cómic clásico.


Como se sabe, el Tarzán de Hal Foster marca el comienzo del cómic realista en Estados Unidos, que es como decir en todas partes. Ni Buck Rogers, ni Thimble Theatre ni Captain Easy, aun adscritos al género de aventuras, presentaron una propuesta tan radical en apostar de forma tan concluyente por el realismo. Sólo hay que comparar el Buck Rogers de Dick Calkins con las primeras tiras de Foster para este Tarzán que estuvo a punto de no ser, ya que la apuesta por un cómic adulto de dibujos realistas no había resultado del gusto de todos, y los periódicos comenzaron a serializar esta primera fase de Tarzán de manera muy tímida, y hasta de tapadillo. Mucho más cercano al lenguaje pictórico de la ilustración, sostenido el relato sobre extensas didascalias, en este primer Tarzán hallamos ya ecos, no sólo de la plenitud del Tarzán fosteriano, sino también de algunos grandes momentos climáticos de Príncipe Valiente. Y es que Foster ya traía tatuado en su corazón lo que sería su universo simbólico y poético personal. El genio nace y se hace. Hace poco los responsables del blog Golden Age Comic Book Stories colgaron en su página todas las tiras originales de aquel primer acercamiento de Harold Foster a Tarzán, tan diferente en cuanto a estilo de las páginas dominicales que comenzaría a dibujar en 1931 cuando retomó al personaje de la mano de Rex Maxon. Me he tomado la libertad de copiar esas páginas del mencionado blog y convertirlas en un archivo CBR para descargar y visualizar como tebeo electrónico. Para descargarlo sólo tienen que hacer clic en el enlace de más abajo.

Descargar Tarzán de Foster en CBR

2 comentarios:

llorch dijo...

Haciendo una búsqueda en tu blog de CBRs

http://ricardovigueras.blogspot.com/search?q=CBR

me di cuenta que tienes otras joyas que valdrá la pena echarles un ojo.

El único detalle que veo es que no has proporcionado un enlace para descargar el programa con el que se pueden visualizar la secuencia de imágenes (claro un enlace que no tenga virus o malware por ahi).

[Si me he perdido de algo, descarta este comentario.]

Un saludo.

El Pobresor Gafapasta dijo...

Hola, Llorch.
Te recomiendo dos: Cdisplay y Gonvisor. Con el Gonvisor, además, puedes crear tus propios archivos CBR. El Cdiscplay es sólo para verlos.

Los puedes descargar ambos de Softonic:

http://cdisplay.softonic.com/

http://gonvisor.softonic.com/

¡Y a disfrutar!