jueves, agosto 19, 2010

JÚPITER 19

Territorio comanche. Rizando el rizo de lo imposible, ayer amanecimos con la noticia de verdaderas guerras apaches en el centro neurálgico de la ciudad, a un kilómetro de donde escribo estas líneas. Sicarios contra federales apostados en un hotel de lujo que hoy abandonan, junto al Diario de mayor circulación de la ciudad. Fort Apache. Sólo faltaban los indios a caballo y la música de Elmer Bernstein para acabar de redondear el paisaje cotidiano en la guerra del narco en Moridero. Por lo demás, ayer fue un día relativamente tranquilo con sólo 9 asesinatos. En cuanto a mí, un día monástico. Por la mañana trabajé en la actualización ortográfica de una comedia de Juan Ruiz de Alarcón mientras sobre mi cabeza planeaba estrepitosamente un helicóptero. Por la tarde, reunión con amigos. Lecturas compartidas y vino tinto. Ah, y unas ricas gorditas muy picosas de rajas con queso y carne con rojo. Todo es rojo y picoso últimamente. En cuanto a la ilustración: la nota de optimismo que hace falta para sobrevivir. Será la portada que mi querido Jaime Hernández ha preparado para el Strange Tales # 2 de Marvel. Esas cosas raras que las majors hacen de vez en cuando para que los gafapastas no nos quedemos en nuestras reclusas dependencias tan privadas. Si sigo vivo, mañana les sigo contando.