jueves, noviembre 10, 2005

CALVIN Y LA EDUCACIÓN

Hacía mucho tiempo que deseaba compartir esta maravillosa tira de Calvin y Hobbes (clica sobre la imagen para ver a buen tamaño), una deliciosa serie de prensa norteamericana de los 90 que su autor, el gran Bill Watterson, sabiamente interrumpió para siempre en su mayor momento de esplendor y fama. No quiso convertir al sabio Hobbes (el tigrecito que en esta tira no aparece) en un Snoopy neopijo de la globalización mierdal. Hizo bien Watterson y se volvió grande, y como Quino con su Mafalda (mis alumnos de Latín hoy se entretenían a carcajadas, entre latinajo y latinajo, con un volumen de Mafalda y un par de Asterix traducidos al latín) supo cerrar el manantial a tiempo para convertir su serie en un mito con todo derecho. Yo fui uno de los primeros críticos en España en exaltar la grandeza de Calvin y Hobbes en Un año de tebeos, un anuario (¿de 1992?) que sacó Glénat en un tomo editado por Joan Navarro y coordinado por Tino Reguera. La eclosión del éxito y mito de Calvin y Hobbes llegó después a la piel de toro, cuando yo ya plisaba más bien la piel rezumante del agave. Y era más feliz.

Pero como tenía ganas de compartir con ustedes esta tira, aquí lo hago. Me identifico con las palabras de Calvin en la tecera viñeta. Al fin y al cabo, la única religión que profeso es la del hedonismo, y la práctica del placer sigue siendo más que recomendable (¡a veces hasta por los médicos!) para evitar toda clase de desgracias de salud en el futuro constructivista o post-boloniano. ¡Advertidos quedan, colegas de la vagándula tiza!

6 comentarios:

Alberto Alvarez-Perea dijo...

Tengo pendiente un post sobre Calvin y Hobbes, pero estoy esperando a terminarme el "Complete C&H". ¡Estoy disfrutando como un tonto! Muy recomendada.

carlos dijo...

Esa tira que has puesto es genial

Ricardo Vigueras dijo...

Todavía no tengo el Complete Calvin y Hobbes. Creo que me lo regalaré para Reyes. ¿Qué tal está la edición?

Saludos.

Alberto Alvarez-Perea dijo...

La edición es muy buena. Encuadernada en tela, papel grueso ligeramente satinado y está todo de todo. Desde las portadas de los recopilatorios hasta la última viñeta. Todo aquel que tenga idea de inglés y guste del buen humor debería tener esta colección

Anónimo dijo...

Mmmm, acabo de recordar de nueva cuenta al Calvin y Hobbes, Excelente. Aqui en Mexico bien sabido es (y lo sabes) que no estamos acostumbrados a leer este tipo de literatura. Por suerte tengo una madre genial que me compr♀ Calvin & Hobbes cuando era apenas una divina infante. Ahora lo revivo. Magnifica!!

Ivonne

Ricardo Vigueras dijo...

Ivonne: si tu mamá te compraba Calvin y Hobbes tuviste una señora mamá con buen gusto. No es lo mismo crecer leyendo Calvin y Hobbes que otras cosas que andan por ahí. Acaban de sacar en Estados Unidos la edición integral en tres tomos de Calvin y Hobbes. Vale un pastón pero dicen que lo merece. Está todo absolutamente todo. Yo se lo pediré a los Reyes Magos.

Saludotes.