martes, noviembre 01, 2005

DÍA DE MUERTOS

Mañana (en realidad, dentro de una hora visitaremos la medianoche) es día de muertos en México. Lo que cuentan las guías turísticas es rigurosamente cierto: se levantan altares funerarios en las casas, en los colegios, en las oficinas, en las cantinas, en los grandes almacenes, en los baños públicos... Las almas en pena vagan por México y exigen atención. Los espíritus noctívagos se rebelan y asoman su rostro monstruoso para caminar por las calles profiriendo alaridos... Como dijo el poeta: ¡Sólo una vez al año los muertos viven un día! Dentro de poco, los descarnados vendrán a tocar a mi puerta exigiendo que les entregue las ofrendas rituales que les corresponden: pan de muerto, huesos de monja, calaveritas dulces... ¡No les va a gustar nada que sólo tenga latas de fabada asturiana para agasajarles!

Durante varios días hay signos que presagian esta cita con los lémures, pues comienzan a suceder extraños acontecimientos... Los objetos modifican su emplazamiento y los retratos de los antepasados cantan sin karaoke; la cama se eleva tres palmos del suelo sin que tengas que cambalachear a tu esposa por Mary Poppins; rostros se dibujan en los vidrios de las ventanas y un vaho de ultratumba permanecerá adherido a ellos durante meses... Yo mismo, ayer por la tarde, tras un esfuerzo que me dejó extenuado, conseguí encontrar la horrible faz de una presencia indescriptible que quizá quiso aparecerse, al menos por un instante putrefacto, junto a sus amados tebeos en la lejana Murcia. ¡Pobre diablo! ¡Criatura digna de lástima! Os ruego una oración por su alma, sin duda condenada.

3 comentarios:

nmmnnkkoojojokpjouigi dijo...

Pues me consta que en esta temporada del anio las cosas se ponen de miedo. Usted que ya sabe donde tengo la enorme desgracia de trabajar (que no por darle esos calificativos me atreveria a negar que tal me la traje yo mismo), y la naturaleza de las cosas que suceden, sobre todo en frecuencia, son bastante desagradables. Sin afan de discutir por que ya ambos sabemos las ideas que tenemos al respecto, yo creo que la muerte no existe, y eso es lo que hace mas interesante (haciendo un esfuerzo por verlo desde un angulo positivo) las cosas, y viendolo como creo que es en realidad, es lo que hace mas preocupante nuestra situacion. De cualquier modo, hay algo que si estoy seguro que usted y yo creemos (o que al menos uste y yo estaremos de acuerdo que deberia ser del dominio publico). A los muertitos no les debe uno tener miedo, sino a los vivos.

Dicen que debe uno gozarse mas de los insultos de los enemigos que de las adulaciones de cualquier otra categoria de gente con las que uno interactua, y a riesgo de que varios de mis gestos puedan parecer adulaciones, pues le digo que este ha sido uno de sus mejores posts. De hecho siempre he tenido la idea de que estas fechas en las que soplan, por decirlo de alguna forma, vientos tan inclementes (y no me dejara mentir que han pronosticado un invierno caliente, depues de todos los desmanes que han dejado ha su paso los huracanes), en todo el mundo se le muestra cierto respeto o consideracion como parte de la vida cotidiana a la muerte. Me acuerdo, si no me equivoco, que el dia primero es Dia de Todos los Santos en la tradicion cristiana, y del uso de ese estudioso del miedo al que tanto le hago caso que fue Lovecraft, al ubicar el climax " El Horror de Dunwich" por esas fechas.

Yo no se, pero hay ciclos, y creo que estos dias (y tal vez los que siguen) que acabamos de pasar es cuando se ve de cerca al miedo, y "el sentimiento mas arraigado y primordial del ser humano es el miedo, y el miedo mas grande es hacia lo que no conocemos"...Y como nadie ha podido atestiguar que sigue despues de eso a lo que todos llaman muerte...

nmmnnkkoojojokpjouigi dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Ricardo Vigueras dijo...

Don Melón: me alegro de que te haya gustado mi breve y humorística visión del día de muertitos. Gracias por seguir ahí.

Un saludote.