martes, octubre 25, 2005

THE CORPSE BRIDE (2005)

Hoy me he acercado a uno de los cines de Juaritos para ver The Corpse Bride, segunda película animada de ese niño diabólico y travieso que es Tim Burton. Muchos se rasgaron las vestiduras cuando, recién concluido el primer o segundo Batman (mejor el segundo que el primero, en mi opinión) los de Cahiers du Cinema le ascendieron a la categoría de los auteurs americaines. El film Ed Wood mediante (obra maestra) y otras películas después, el tiempo ha concedido la razón a quienes siempre vieron en Burton uno de los artistas más singulares del cinema usaca y uno de las referencias imprescindibles del mismo en estos tiempos de cólera bélica y azucarillos mediáticos.

No soy la persona más adecuada para juzgar este film, ya que no soy un habitual del cine de animación. A pesar de mi afición por los cómics, no soy aficionado al animé, ni a los dibujos animados ni al cine de animación, ya sea con pretensiones artísticas o sin ellas. No porque lo infravalore, sino porque no, porque el diablo no tocó a esa puerta y tocó a otras. No soy la persona más adecuada para juzgar este film porque lo ignoro en su contexto: no sé qué aporta dentro de la tradición que llega hasta ahora mismo, y no sé hasta qué punto es genial, o no lo es, comparado con, pongamos por caso, Los increíbles o Pocahontas. Como no soy la persona más adecuado para juzgarla, voy a decir poco más del hecho de que me ha gustado.

Tenía ganas de ver un film de Burton (en esta ocasión, codirigido con Mike Johnson). Suelo esperar de él una confusión bien equilibrada de temas góticos hábilmente reelaborados entre los miedos de la infancia y las agónicas nostalgias sombrías de la madurez. En este caso nos presenta una bellísima historia de dibujos animados o de marionetas (no sé si llamarla así, mucho ha llovido desde que yo veía Los Picapiedra hasta ahora, y a mí toda la evolución me ha pasado de noche), basada en un antiguo cuento popular, tan bello que uno lamenta profundamente que Burton haya decidido rodarlo aquí, y no como una película con actores de carne y hueso y una maduración dramática más elaborada, que en sus manos hubiera podido dar una gran película romántica en la estela de Jennie, Sueño de amor eterno, o incluso, por qué no, Somewhere in Time. Porque claro, The Corpse Bride es una película para niños, ideal para este Halloween, pero para niños al fin y al cabo con todas sus concesiones y limitantes. Fantástica recreación de un mundo provinciano y crepuscular, completamente angustioso, la mayor gracia reside en presentar el mundo de los vivos como gris y decadente, mientras que su visión del más allá resulta ser festiva y colorida. A ese colorido contribuyó, no por azar, la evocación que del mexicano dibujante de calaveras festivas, José Guadalupe Posada, hicieron los diseñadores de todos los personajes, dirigidos por el español Carlos Grangel. Grangel y su equipo, bajo las instrucciones de Burton, han levantado un mundo de personajes animados impecable donde, curiosamente, el alegre mundo de los muertos recuerda enormemente toda la iconografía mexicana al respecto, y el mundo de los vivos parece el de la gris y puritana América contemporánea de Bush. Más allá de cualquier fantasía al respecto sobre las siempre forzadas y tirantes relaciones entre estos dos grandes países, y mucho más allá de cualquier lectura sociopolítica al respecto, The Corpse Bride es un film que merece la pena por su poesía inocente y su estética romántica, la historia de una muerta enamorada de un vivo perdido y desvalido que acaba por descender al Hades por el error de haber desposado, sin saberlo, al fantasma de una novia asesinada casi ante el altar que acabará por transformarse en mariposas que vuelan hacia su añorada luna del mundo de los vivos. El tema de los vivos que regresan del mundo de los muertos es viejo como el hombre, y hasta Burton se permite de manera genial e casi imperceptible un emotivo y contundente homenaje a la separación final de Orfeo y Eurídice narrada por Ovidio en sus Metamorfosis. Pero al revés: en The Corpse Bride, Orfeo será ella, rebajándose a descender al mundo de los vivos para conseguir su amor.

Divertida y emotiva de principio a fin, quizá la única falla (o mayor acierto) de esta película estribe en el carácter infantil o adolescente del mismo público al que va dirigida. Quizá esto no sea un defecto en sí mismo, pero, como he dicho antes, no soy el más adecuado para juzgar esta película en su contexto. Más información, de mayor utilidad que la aquí expuesta y con una buena sinopsis de la trama argumental, la podréis encontrar clicando aquí mismo.

6 comentarios:

Ricardo Vigueras dijo...

Comprobando verificación de palabra. Disculpen las molestias.

Lino Evgueni dijo...

Molestias disculpadas.

Yo no soy gran fan de esta película en particular. Pero el cine de Burton siempre me entretiene. De acuerdo en que Ed Wood es un gran trabajo del director.

nmmnnkkoojojokpjouigi dijo...

Aceptada su invitacion a las cheves, pero no seria mejor un tequilita? Fijese en la disyuntiva que me ha puesto: Mi intencion hoy es ver " La Caida" finalmente (al parecer sigue, al menos, en la sala de Soriana Iglesias y en el Cinemark, ahora que ha tomado medidas para que no se hagan publicidad otros a su costa), pero creo que me conformare con rentarla, por que adivine con quien voy y cual va a querer ver esa persona: Claro que adivino bien en ambos casos, especialmente en que terminare viendo " The Corpse Bride", lo cual no me molesta. El mismo Tim Burton, ademas de que tiene sus propias ideas, ha admitido (y creo que se nota bastante) los ecos que hay en su obra del gran Mario Bava, del expresionismo aleman (despues de todo algo aleman terminare viendo hoy) y del cine de de ficcion de la era post nuclear inmediata, que coincide con la caceria de brujas que emprendio McCarthy, motivado por el aterrador fantasma del comunismo ( una era en la que la valvula de escape al enorme temor que habia en las conciencias de los estadounidenses, y creo que del mundo en general, fue el cine). Ademas, su version de " ... the Chocolate Factory" no estuvo tan mal...

Profe, me da gusto que al fin se haya decidido a poner medidas de seguridad en el blogger. Es mayor molestia la que causa encontrarse con desilusion un espacio tan ilustrativo como el suyo lleno de chatarra de repente, en vez de incautos con quien alegar. Al contrario, gracias.

Mile dijo...

Hola mi queridisimo teacher... Pues dejeme le cuento que hasta mi hija de 2 añotes salio encantada de esta pelicula...A mi personalmente me hubiera gustado mucho verla en el idioma original, por que segun me contaron tiene cierto ingles ingles que le da un tono diferente.. pero en fin, voy de acuerdo con usted, es muuuuy buena!! Un abrazote
Mile

silmarillion dijo...

"The corpse bride" se enrola en la misma línea de la maravillosa ( a mi jucio, claro está) "Nightmare before Christmas", donde un aburrido esqueleto se cansa de ser Rey del Halloween y decide secuestrar a Papa Noel y reeditar la Navidad.
El personaje de Víctor es sospechosamente parecido a Johnny Deep en su interpretación de Edward Scissorhands ...
Personalmente soy una amante del cine de "stop motion", desde "El cadáver" al "Chicken run" y toda la escuela de animación checa de los años 70 y 80.

nacho dijo...

Ese Ricardo, y eso que no quieres comentar nada... je. Gran post.
De este tipo de animación me sorprende el efecto que se logra al caracterizar a los personajes (humanos y animales -aunque el gusano salió bastante piratita-).
La ambientación en el siglo XIX expresa muy bien la decadencia de la aristocracia y la emergencia de ciertos estratos de la burguesía; el emparentamiento de estas clases sociales resulta paradójico.
A mí me gustó el manejo de Burton.
Un saludo. nacho mondaca