domingo, noviembre 12, 2006

BABEL (2006)

Seis años después de su obra maestra, Amores perros, el tándem González Iñárritu/ Guillermo Arriaga ha depurado su técnica para contar tres historias interrelacionadas. Cada vez más lejos del primer film, los resultados parecen ser también más insustanciales. Amores perros era una película tremendista, como no puede ser menos un film que se desarrolla en México y que bebe con avidez de la tradición tremendista que se inspira en la realidad social del país. Amores perros nos dejó la presencia de un vigoroso narrador de historias (Iñárritu) en perfecta colaboración con un narrador verbal no menos diestro como lo es Arriaga. Su segunda película, 21 gramos, partía del mismo planteamiento de interrelacionar tres historias, pero se trataba de una producción en el seno del cine independiente norteamericano, contaba con excelentes actores que desarrollaban notables interpretaciones (Benicio del Toro, Sean Penn) y poseía un aprovechamiento ejemplar de los medios técnicos de la industria cinematográfica al servicio de unos inspirados creadores. Entre todos consolidaron un film contundente y vibrante, redondeado por ciertas inquietudes metafísicas (¿son 21 gramos el peso del alma?).

En Babel, tercera colaboración de ambos artistas, Iñárritu y Arriaga ya están completamente instalados en la industria norteamericana y practican un cine independiente con vocación de universalidad, una universalidad que en esta ocasión les invita a interrelacionar tres historias vinculadas por la ominosa presencia de un Winchester. Tres historias que transcurren en Marruecos, Japón y la frontera mexamericana cuyos protagonistas hablan varios idiomas. Babel es el mito de la confusión de las lenguas, el mito ilustrador del desentendimiento, y en esta película Iñárritu y Arriaga inciden en uno de los graves conflictos de nuestro tiempo: la imposibilidad de hacernos entender. Creo que lo combinan elegantemente con la sugestiva teoría del efecto mariposa: así como el aleteo de una mariposa en un remoto rincón de nuestro planeta puede desencadenar un huracán en otra región en sus antípodas, el suicidio de una mujer en Japón (no se dice, pero aparentemente es con el Winchester convertido en casus belli de las acciones dramáticas del film) puede generar la deportación de una pobre empleada de hogar mexicana en Estados Unidos, o que una turista norteamericana se encuentre al borde de la muerte en Marruecos.

Formalmente perfecta, habilidosa y más que efectiva desde el punto de vista de narratividad, echo en falta en Babel la reflexión en una voz más alta sobre estos aspectos filosóficos o existenciales. Sin aportar nada novedoso, no cabe duda de que se trata de uno de los productos comerciales más decorosos del año cinematográfico norteamericano, un film independiente para todos los públicos con toques de cinema d´auteur. Un buen puñado de interpretaciones perfectas, donde por expreso deseo de Iñárritu nadie destaca sobre nadie, dan carne y vida a estos tres relatos sobre la moderna Babel, la Babel eterna, la Babel de nuestras almas. Puestos a elegir, me quedo con la historia que transcurre en Japón, donde la intensidad de las miradas y silencios de Rinko Kikuchi y Koji Yakusho rozan, gracias al depurado y limpio guión de Arriaga, las más altas cimas estéticas de esta película.

Babel (2006). Dirección: Alejandro González Iñárritu. Guión de Guillermo Arriaga. Más información, IMDB. (***, de 4).

5 comentarios:

alejandra núñez dijo...

Hola pasando a saludar. Me has recordado que uno de los pendientes de la semana es ir al cine. Tambien estan exhibiendo The Science of Sleep de Michel Gondry en el cine de Mesilla...quiero verlas todas!

Don Melón de la Huerta dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Ricardo Vigueras dijo...

Don Melón: lo suyo contra Iñárritu y Arriaga ya es algo patológico, ¿no cree? En cuanto a Babel, hombre, basura no es, es una buena película y ya está. En general, qué quiere que le diga: ni fu ni fa, ni chicha ni limoná. Antes de ir a ver la próxima me informaré de si otra vez nos cuentan historias interrelacionadas, y entonces mejor me quedo en casa y me pongo un clásico.

Saludotes.

Felix Medina dijo...

Excelente film, no cabe duda que cierra de una manera magistral el ciclo filmico que inicio con Amores Perros, siguio con 21 Gramos y ahora finaliza con este enorme film. Estoy totalmente de acuerdo que hay un efecto mariposa y eso es algo muy interesante del film. A mi particularmente me intereso mas la manera en como aborda los problemas modernos mas importantes: La imigracion de los latinos (en especial de Mexico) a los EEUU y los problemas economico-politicos en Medio Oriente. Es un excelente film por su complejidad de interrelacionar 3 historias de una forma global, a esto cabe anadirle muchos detalles que son muy "muy" importantes, definitivamente va para la coleccion de Oro.

Apostillas literarias dijo...

Ricardo, no es sólo una buena película, es excelente película, concuerdo con Félix. Gracias por poner el video, me encantó.

Saludos para ti

Magda