lunes, noviembre 20, 2006

MATCH POINT (2005)

La vi en enero y apenas escribo ahora sobre esta película. No puedo hacer una reseña muy acá, pues ha pasado el tiempo, que es lo que pasa cuando sólo pasa la vida. La crítica puso Match Point por las nubes, y mi abuela Juana también. Mi abuela Juana estudia a sus 79 años para sacarse el graduado escolar, pero el graduado escolar es algo intrascendente cuando se han cumplido 79 años y uno sabe que nunca llegará a ser ministro. Mi abuela continúa asistiendo a la escuela desde hace quince años, pero a ella el graduado escolar le importa un chícharo. Lo que quiere, asegura, es el aprendizaje, no la obtención de un título. Esta es la razón por la cual, cuando toca un examen que ya debería haber aprobado hace más de una década, se fuma la clase y se va al cine.
Mi abuela se fuma las clases, y además se ríe
Y ahí estaba mi abuela, en la puerta del cine. Quería ver una de tiros, que son las que más le gustan, pero no, que la de tiros se la habían quitado y sólo le quedaba Match Point. Cuando el acomodador le dijo que la película era de Woody Allen, mi abuela se llevó una amarga sorpresa: "¡Madre mía! ¡Si lo sé no me fumo la clase! ¡Con lo mal que me cae ese Booby Allen que tanto le gusta a mi nieto Ricardo!". El acomodador, viendo a mi abuela tan compungida en la puerta del cine, muy caballero murciano él, quiso averiguar cuál era la causa de su congoja. "Pues que venía al cine a ver una película, y me la han quitado -explicó mi abuela-; las demás ya las he visto, y sólo me queda ésta de Booby Allen, que es un artista que yo qué sé…¡Pues que nunca le he visto la gracia, las cosas como son!". El acomodador se atusó el bigote y se ajustó mejor la gorra antes de responder: "Esta película no es como las demás de Woody Allen, señora, hágame caso. A mí ese Woody Allen tampoco me gusta, pero esta película es muy interesante y tiene unas imágenes muy bonitas". Mi abuela, persuadida por las palabras del acomodador, decidió entrar en el cine y meses más tarde me confesaría cuánto le había gustado: "Es la primera vez que me gusta una película que te gusta a ti". Mi abuela es un ángel, y por eso le perdono la grave omisión de no recordar que fui yo quien le recomendó en su tiempo El silencio de los corderos, film que también hizo sus delicias, como las de todo el mundo en aquel tiempo. Y bueno, yo quería hacer una crítica de cine y me ha salido otra cosa, pero no en vano esto es una bitácora de internet, uno de esos blogs que el diablo se lleve con escasa credibilidad social…
Scarlett Johansson
Y que iba yo en mi avioncito nuevo de Aeroméxico acuchillando turquesadas cortinas cuando consulto la programación del minicinito avionero, y veo que entre la oferta se encuentra Match Point. Era una buena oportunidad para volver a disfrutar de este clásico en ciernes, pero sobre todo, oportunidad de disfrutar de algo que la cartelera murciana me escamoteó en enero: la versión original, en este caso sin subtítulos.

Muy bien le ha ido a Match Point, penúltima película estrenada de Woody Allen. Todo el mundo la ha puesto por las nubes, éxito de crítica y éxito de público, algo que al viejo Woody no le sucedía desde, por lo menos, Hannah y sus hermanas, mucho antes de que Mia Farrow le obligara a salir del armario de Soon Yi. Match Point es una nueva disección de los conflictos adonde conduce el deseo humano, y disección, término frío y profesional, es un sustantivo adecuado para definir este film, ya que también Match Point tiene mucha pasión entre sus personajes, pero presentada de manera fría y profesional. Chris (Jonathan Rhys Meyers), un trepa que recién llegado a Londres se gana la vida como profesor de tenis de la clase púdiente inglesa se casa con Chloe (Emily Mortimer), la hermana de uno de sus alumnos, Tom (Mathew Good), quien a su vez tiene un romance con una descocada americanita aspirante a actriz (Nola, interpretada por Scarlett Johansson). Una vez casado con Chloe, e interrumpida la relación entre Nola y Tom, nuestro amigo el trepa comienza una tórrida relación amorosa con Nola. El primer encuentro de ambos ya echa chispas, como pueden ver en este Tutubo.



En realidad Match Point es un viejo tema obsesivo de Allen, presente en su carrera al menos desde Delitos y faltas, donde la historia paralela del personaje de Martin Landau se desgaja en esta ocasión para constituirse en película propia. Match Point, sin embargo, es mucho más fría que Delitos y faltas, pero también por eso, más formalmente perfecta. Mucho se ha comentado cómo en esta obra Allen cambió su New York natal por un Londres exquisito y monumental cuyo tufo a vieja Europa está perfectamente retratado desde fuera, con fruición de turista, por este norteamericano cada vez más asilado en Europa. La perfección formal de Match Point, debo decirlo, no deja de parecer un ejercicio manierista lleno de una hermosura carente de la calidez de las películas neoyorkinas de su autor, que en filmes como Manhattan, Hannah y sus hermanas o Broadway Danny Rose retrata a la clase media alta neoyorkina y le confiere de un humanismo cálido y una campechanería que Allen no parece sentir por estos ingleses de clase alta, gélidos en el fondo como el hielo de sus scotch whisky. También existe más piedad por sus personajes norteamericanos que por éstos, y creo que sólo habría que revisar comparativamente Delitos y faltas para contemplar cómo nuestra conciencia, hasta cierto punto, se pone del lado de Martin Landau hábilmente conducida por la sabiduría expositiva de Allen. Sólo el personaje compuesto por la deliciosa Scarlett Johanson parece salvarse en este ejercicio gélido y bello que es Match Point. Como buena americanita surgida de la nada, este personaje apasionado, tierno y trágico, se lleva la palma dentro de una película llena de aciertos y maestrías, filmada con cierto capricho curioso y escrutador de entomólogo. Llevo años diciéndotelo, abuela: Woody es mejor chico de lo que parece. Para terminar, les enlazo otro tutubo con Scarlett (doblada al italiano), donde pueden apreciar muy bien su belleza por medio de unos primeros planos más que certeros.


Match Point. Dirección: Woody Allen. (****, de 4)

4 comentarios:

nacho dijo...

Me encantó esta reseña... tengo que ver la película... yo adoro a Woody Allen en todas sus modalidades (no en odas sus moralidades, je). Saludos. Lo de Ramírez Heredia está buenísimo... QEPD

un abraxo...

nacho dijo...

(Es decir lo que escribiste de RRH, no que se haya petateado)...

Anónimo dijo...

Maestro Vigueras:

Me dejas sin palabras. Excelente reseña.

(Por cierto, no te había notificado que desde hace diecisiete días soy papá, y que he cambiado la dirección de mi blog. Ahora es http://elgelatinero.blogspot.com

Gracias por todo. Saluda a los míos en Juárez)

Ricardo Vigueras dijo...

Muchas felicidades, Simitrio. Me había pasado por tu blog, pero estaba desaparecido. Luego actualizo tu dirección y me dejo caer por ahí, claro que sí.

Un abrazo.