martes, junio 01, 2004

TRAS LAS TURQUESAS CORTINAS


Aprovecho que hoy me hallo más solo que la una para lanzar un grito al ciberespacio y crear este "blog". No sé cuál debería ser la palabra en español para designar a un "blog", pero me consuela pensar que con el tiempo acabaré por descubrirla.

Mi intención al crear esta página ha sido la de ir arrojando algunos de mis escritos u opiniones relacionados con mis mayores temas de interés: el cómic, el cine, la literatura y el teatro, aunque no precisamente por ese orden. Cada una a su tiempo, estas artes han sido predominantes en algún momento de mi vida. Incluso se han vuelto amantes celosas y posesivas. Deja abiertas las ventanas de tu cabeza y entrará el viento de la locura a remover tu mundo de pequeños objetos.

Advierto de que el título de este diario abierto no se corresponde con el de ningún novelón libertino victoriano. Las "turquesas cortinas" son paráfrasis del verso de un poeta de nuestro Siglo de Oro por el que siento especial debilidad. Aluden más bien a mi condición de español y de transterrado.

Dicho lo cual, es tiempo de devolver su elocuencia al silencio.

3 comentarios:

Ártabro dijo...

Amarrado al duro banco de una galera turquesa.....
Te mando un saludo desde Galicia, desterrado hispánico, que tantos hijos tiene por esas tierras. Mi propia madre nació en Veracruz, México, mi abuelo trabajaba como ingeniero para los americanos, en las prospecciones petrolíferas del Golfo.
Un saludo afectuoso.
---------

Ártabro dijo...

Por cierto, en España a las Weblong se les llama Bitácoras, en recuerdo a los cuadernos de bitácora, que los marinos llevan de las novedades del barco.

Ricardo Vigueras dijo...

Amigo gallego: muchas gracias por precisar que en España los "blogs" son llamados "bitácoras". Palabra preciosa, y muy adecuada sin duda para navegantes.

Un abrazo desde el rudo Oeste mexicano.
Ricardo.